Por negligente, condenado a 22 años de prisión