Presidente de Santa Fe también reconoce que se jugó