Las primeras reacciones en Unasur