Rafael Correa, ¿con risa nerviosa?