Róbinson Salcedo Guarín, hombre de pocas palabras