En Rusia las mujeres quieren ser más altas