Tomás Uribe, molesto con la Corte