Uribe, en ofensiva diplomática en Suramérica