Vaticano, de pelea con Obama