La violencia empañó la décima jornada