Así fueron las tres Expediciones Bio a Malpelo, el cayo Serrana y Santander

Hasta 2018, en cabeza de Colciencias, se realizarán veinte misiones científicas que buscan conocer a fondo la biodiversidad que oculta Colombia. Una iniciativa que le apunta al desarrollo sostenible del país.

A pesar de que Colombia es un país en el que brota la biodiversidad, estudiarla no es una tarea fácil. Se necesitan varios investigadores que viajen, acampen y estén dispuestos a pasar varios días internados en el monte o haciendo inmersiones diarias en los mares. Se requieren espacios donde distintos institutos de investigación se puedan encontrar e intercambiar conocimiento y, por supuesto, se necesitan recursos.

Es por esto que Colciencias, a través de su programa Colombia Bio, se puso en la misión de reunir todos estos factores para realizar las Expediciones Bio: una serie de salidas a campo que tienen el objetivo de aumentar el conocimiento sobre la biodiversidad que hay en el país, pero no sólo para poder conservarla, sino saber aprovecharla por medio de un desarrollo sostenible.

Según explicó Felipe García, gerente de Colombia Bio, la idea es realizar 20 expediciones entre el 2016 y el 2018: la mitad a territorios de posconflicto, cuatro en áreas marinas y seis en paisajes agrícolas.

“Son expediciones que tiene una gran participación de científicos que no es común tener. Por ejemplo, estamos buscando llevar especialistas en grupos taxonómicos con los que no se cuenta mucha información, como hongos, microorganismos, artrópodos y especies de agua dulce”, explicó.

La información que será recolectada, además, estará abierta al público. De a poquitos y con cada aporte, Colciencias quiere incrementar la librería genética del país y montarla en una plataforma que les permita a los investigadores tenerla a la mano. Lo que, de forma indirecta, aumenta el potencial del país para convertirse en una bioeconomía.

Malpelo, cayo Serrana y Santander: las primeras Expediciones Bio

Aunque los resultados de las primeras tres Expediciones Bio, realizadas en la isla Malpelo, en el cayo Serrana y en Santander, no han sido publicadas, García concluye que en todas hubo grandes hallazgos (ver infografía).

“SeaFlower, en cayo Serrana, tuvo un elemento muy interesante de investigación abierta; en Malpelo, por primera vez, se investigó sobre algas y esponjas, y en las cuevas de Santander se confirmaron los hallazgos de fósiles de grandes mamíferos”, advierte.

Elementos que son sólo una pequeña muestra de lo que será el resultado de las 20 expediciones que, en los próximos dos años, pasarán por el Chocó, Caquetá y Antioquia, entre otros, buscando explorar lugares a los que, debido al conflicto armado, los científicos nunca habían podido entrar.

últimas noticias