Así se entrenan los perros guardianes

Sólo diez razas en Colombia se adiestran para trabajar en seguridad. El oído y el olfato son sus principales virtudes. Los perros se pensionan a los ocho años.

Desde los seis meses y hasta los ocho años, los perros están en edad de trabajar como agentes de seguridad. El período de preparación no supera los siete meses. / Cristian Garavito
Zeus no supera el año y medio de edad, sin embargo, ya tiene claras sus funciones cuando comience a trabajar: analizar el entorno, rastrear huellas, olfatear pistas y detectar el objetivo: droga. Tal vez lo hará por instinto o motivado por el juguete que recibirá una vez termine su misión. Es un perro antinarcóticos, color negro, de raza labrador, que forma parte de los 130 caninos que actualmente están en entrenamiento en K9 Security, una de las cinco escuelas de seguridad de este tipo que funcionan en Colombia.
 

Desde hace por lo menos 20 mil años el ser humano adiestra a los perros para diferentes labores. Al comienzo era con el propósito de que ayudaran a cuidar las ovejas y poco a poco fueron delegándoles más responsabilidades en el campo y estrechando el vínculo hasta que se convirtieron en los mejores amigos del hombre.
 
Los días en K9 Security empiezan a las 7:00 de la mañana con una instrucción de obediencia básica: marchar junto a sus guías, sentarse, girar y acostarse. Dependiendo de la raza se define la especialización. Algunos como Ónix, un pastor alemán de cinco años, es experto en defensa y ataque, detecta movimientos extraños, conductas sospechosas e inspecciona diferentes áreas. Su habilidad está en identificar delincuentes dentro de un grupo de personas.
 
Otros se convierten en agentes de búsqueda y detección de explosivos o narcóticos, que aprenden a reconocer mediante juegos para evitar el contacto con la droga. Actividades que realizan tres veces al día durante 15 minutos. A las 3:00 de la tarde termina la jornada y vuelven a sus “casas”. Comen 750 gramos de alimento, se hidratan y descansan.
 
De acuerdo con la norma 2852 de la Superintendencia de Vigilancia y Seguridad Privada, las razas aptas para este tipo de servicios son: pastor alemán, pastor belga mallionois, schnauzer, rottweiller, bóxer, dóberman, labrador retriever, spaniels, beagle, zetter y airedale terrier. Si son machos o hembras depende de las preferencias de cada escuela, sin embargo, “en muchas ocasiones optamos por las hembras porque se distraen menos”, cuenta Juan Echeverría, propietario de la compañía.
 

Los perros llegan desde que son cachorros. “Los compramos en criaderos reconocidos y empezamos una crianza selectiva bajo el proceso de estimulación temprana, dependiendo de la actividad que queramos trabajar con ellos. De cada 100 animales que analizamos, regularmente nos quedamos con 20”. Hasta los seis meses pueden empezar su formación. “Cada perro, advierte, tiene un microchip, su hoja de vida, historial de vacunación y certificado de grado cuando transcurren los siete meses”.
 
Una labor que culmina a los ochos años cuando se pensiona y traslada a una casa de retiro en Guatavita, donde los días están llenos de descanso y libertad. Las entidades financieras, los centros comerciales, aeropuertos,concesionarios, fábricas y universidades son los principales clientes del servicio de seguridad canina. Consideran que es la alternativa que se ajusta mejor a sus necesidades, teniendo en cuenta que el oído de los perros es 14 veces más desarrollado que el de los humanos, su olfato es extraordinario y se comportan con las personas como si fueran un niño de seis años.

 

 

últimas noticias

¿Donde nadar con tiburones?

Rush, la nueva apuesta de Toyota

Ucumarí, un robot para la exploración espacial

Aventura en los desiertos del Perú

Una aventura 4x4 por Quindío