¿En busca de una moto usada?

Verificar los papeles de propiedad y probar el funcionamiento de frenos, luces y llantas son pasos que no pueden faltar antes de adquirir un vehículo de segunda.

Realice una inspección rigurosa antes de tomar su decisión.

El mercado automotor crece cada día más en el país. No sólo en el sector de los carros, sino también en el de las motos. Las ciudades están cada vez más llenas de estos vehículos por la facilidad que ahora dan los concesionarios y los bancos para adquirirlas. Algo positivo, dirían muchos, pues mejora la calidad de vida. Sin embargo, el incremento indiscriminado de la compra también trae otro tipo de problemas, como el aumento de la congestión vial.

Por eso, pensar en comprar una moto usada no es sólo un beneficio para el bolsillo, sino también para la movilidad, pues es un vehículo menos en las vías, que muchas veces son insuficientes para la cantidad de personas que viven en las ciudades, como el caso de Bogotá. Así que comprar una moto usada, por donde lo mire, podría ser una buena opción.

Aunque, eso sí, debe tener mucho cuidado a la hora de escoger su próxima adquisición. Aquí le contaremos cuáles son los seis tips que debe tener en cuenta si va a comprar una.

Tome nota

“Todo entra por los ojos”

Preferiblemente compre motos de marcas reconocidas que le puedan garantizar buenos repuestos y recuerde que, debido a la reglamentación de las ciudades, sólo puede usar las de cuatro tiempos. Revise cada detalle: latonería, sillín, tablero, retrovisores y chasís. También ensáyela y mire que todo esté funcionando a la perfección en su interior, como las pastillas de los frenos, los discos y el motor.

Luces, llantas y manubrio

Compruebe que todas las luces funcionan: delantera, trasera, las del tablero, el stop y las direccionales. Enciéndalas varias veces y note si prenden de inmediato. También verifique el estado de las llantas, que no estén lisas, desgastadas y que no tengan golpes. Para saber si la dirección está en buen estado, levante la motocicleta de la parte delantera y gire el manubrio. Note si presenta resistencia o dificultad al girar.

Papeles en orden

Verifique que los datos de quien la está vendiendo concuerden con los que tienen las autoridades y, por supuesto, que el vehículo esté a paz y salvo con todas las entidades del Estado. Haga una lista y verifique el pago de multas, la revisión tecnomecánica, los impuestos y el seguro.

Aceite y arranque en frío

Para probar si la moto consume aceite en exceso, tape el escape con un paño blanco. Al retirarlo no debería tener rastros de aceite. Asimismo, para ensayar el arranque en frío del motor, acelere a fondo y, si sale humo blanco, no se preocupe, es sólo vapor. Pero si continúa saliendo y percibe olor a aceite, preocúpese porque la moto no está en buen estado.

Refrigeración y cadena

En cuanto al sistema de refrigeración líquida, le recomendamos calentar la moto para saber si el ventilador del radiador se enciende. Revise también el estado de la cadena moviéndola de un lado al otro. Debe quedarse estática, aún si alguien está sentado en la moto.

No confíe en kilometraje

Aunque es preferible comprar una moto con bajo kilometraje, no se confíe sólo de esta recomendación, pues el odómetro es un dispositivo fácil de adulterar.
 

Temas relacionados