Colores que impactan

La industria automotriz innova continuamente con tonos llamativos que cautivan, especialmente, a los más jóvenes.

A pesar de que los colores fuertes y metalizados tuvieron un primer auge en los años sesenta, han vuelto con fuerza a la escena del diseño de automóviles. Una tendencia que está obligando a las marcas a buscar nuevos y arriesgados tonos que satisfagan lo que el mercado pide. Algunos, como el azul vivo, el naranja y el verde, todos con un acabado metálico, ya comienzan a invadir las calles de ciudades colombianas.

Ford, en busca de satisfacer las exigencias de sus compradores, viene con tres nuevos colores que van a causar impacto. Uno de ellos, el Ginger Ale, se estrenará en la próxima generación de utilitarios compactos, en el Salón del Automóvil de Los Ángeles. Su nombre está inspirado en la energía y cualidades refrescantes que representa. Se trata de un dorado clásico neutro, con ligeros matices verdes, característico de las rocas, los minerales y las playas de arena, así como de algunas piedras preciosas y textiles.

También estrenará el color Kodiak Brown, en honor al legendario oso Kodiak de Alaska: marrón oscuro con leves reflejos cálidos. Y, por último, el Frosted Glass, para el nuevo modelo Focus Eléctrico. La fuente que inspiró su creación fue una luz verde helada, que evoca relajación y tranquilidad.

Estos colores innovadores son el resultado de cientos de horas de trabajo de diseñadores y creativos, quienes toman elementos de la naturaleza, el arte, la arquitectura y la tecnología; además de tener en cuenta las tendencias sociales y los cambios de la industria automotriz en el mundo.

Por su parte, Chevrolet maneja una amplia oferta de colores, que incluyen el blanco, el plata, el beige, el azul, el amarillo (para el caso de los taxis), gris y negro. Una de sus últimas apuestas fue un verde coctel, famoso en el modelo Spark GT, que se ha convertido en el favorito de los clientes jóvenes.

Marco Vintimilla, vocero de General Motors, explica que las tendencias mundiales de colores para los automóviles se marcan de acuerdo con la moda y el diseño. Los centros de diseño de General Motors, por ejemplo, hacen propuestas teniendo en cuenta las preferencias de los consumidores y los gustos puntuales de cada región. En el caso de Sudamérica, los clientes son mucho más sobrios y conservadores, por eso prefieren tonalidades grises, azules y negras. Sin embargo, en Colombia esa tendencia parece estar cambiando.

Temas relacionados