IndyCar 2018: Pasado con aire de futuro

La próxima temporada estrenará un nuevo kit aerodinámico, diseñado por la compañía italiana Dallara Automobili. El nuevo auto tiene un aspecto minimalista y veloz que evoca el pasado. Juan Pablo Montoya fue el piloto de pruebas del monoplaza.

/ Cortesía

Faltan todavía 105 días para que ondee la bandera verde de la temporada 2018 de la IndyCar Series, el campeonato de monoplazas más importante de Norteamérica y una de las categorías élite del automovilismo mundial.

Como es costumbre, nuevos circuitos, equipos y pilotos llegarán para el nonagésimo séptimo campeonato de autos fórmula en EE. UU. Todos generan expectativa, pero en 2018, el cambio que más emociona es la llegada de un nuevo kit aerodinámico, que dará a los monoplazas de la categoría un aspecto nuevo y radical.

Tras tres temporadas, en las que Chevrolet y Honda diseñaron y desarrollaron las piezas y componentes aerodinámicos de sus respectivos autos, la categoría ha decidido introducir un kit universal. Esto quiere decir que los carros de ambos fabricantes vestirán el chasís DW-12 con el mismo conjunto de elementos de aerodinámica.

Creado por el fabricante italiano Dallara Automobili, el nuevo auto tiene un look que evoca el de los monoplazas de la década de los 90 y lo combina con detalles futuristas y tecnología de punta. El resultado es una obra maestra del diseño automotor que le da armónicamente al futuro un aire de historia y pasado.

Uno de los objetivos principales cuando se creó este nuevo kit aerodinámico era lograr un monoplaza estéticamente atractivo. Teniendo en cuenta que a los apasionados por el deporte siempre les gustó el aspecto de los autos de la década de los 90, la categoría decidió recuperar la esencia de esta era en los nuevos bólidos.

Jay Frye, presidente de competición y operaciones de IndyCar, indicó que el proceso de diseño del nuevo auto comenzó en abril del año pasado. “Tomamos la opinión de nuestros fanáticos, pilotos, equipos, fabricantes y socios. El carro tiene un componente histórico en su diseño e incluye todos los elementos de vanguardia. No podríamos estar más emocionados de tener este auto en la pista”.

Por su parte, Art St. Cyr, presidente de desarrollo de desempeño de Honda, se mostró entusiasmado por el diseño del nuevo kit aerodinámico universal de Dallara. “Tiene un estupendo aspecto con un retorno a un diseño más tradicional de un IndyCar, que incorpora todos los avances en seguridad que ha hecho la serie en los últimos años”.

El nuevo monoplaza tendrá dos configuraciones diferentes. La primera será para los óvalos de alta velocidad, como Indianápolis, mientras que la otra se utilizará en los óvalos cortos y en los circuitos, permanentes y callejeros.

Se dice que, en ocasiones, menos es más, y para este auto es el caso. La presencia reducida de alerones y piezas aerodinámicas, en comparación con la versión anterior, le da un aspecto, simple, minimalista, refinado y veloz.

Los parachoques traseros que desde 2012 adornaron a estos monoplazas y han sido sometidos a críticas desaparecen. Vuelve el tradicional y simple alerón posterior.

Esta aproximación, que evoca una refinada y elegante simpleza, significa que el próximo año los autos de la IndyCar serán más livianos. Esto quiere decir que la velocidad punta de estos monoplazas, que son los más rápidos del mundo, incrementará, pues estarían generando menor resistencia con el aire.

Esto ocurre gracias a que el equipo de diseño ha hecho un arduo trabajo para reducir la carga aerodinámica superior, que es generadora del aire turbulento. Para esto eliminaron la mayoría de las alas aerodinámicas y modificaron el suelo del auto.

Por esto, con el nuevo kit aerodinámico, el 66 % del efecto suelo generado (downforce) vendrá de la parte inferior del auto; 19 % más que en los kits utilizados durante las últimas tres temporadas. Esto hará que mejore la maniobrabilidad, haciendo más fácil seguir a los demás carros, lo que creará más oportunidades de sobrepaso, abriendo así la posibilidad a carreras más emocionantes.

Con el fin de hacer más viable la operación de los equipos y también para mostrarse atractiva ante la potencial llegada de nuevas escuadras, otro de los objetivos pensados por la categoría para la introducción de los nuevos kits universales es la reducción de costos.

El cometido se cumplió, pues el nuevo kit tendrá un costo de US$90.000 —aproximadamente $268 millones—, lejos de los US$160.000 que costaba el utilizado hasta el final de la campaña 2017.

Además, la categoría dará a todos los equipos que competirán de tiempo completo dos kits aerodinámicos, libres de costo. Esto les ahorraría al menos US$180.000 —$536 millones—.

Estos incentivos ya han dado frutos, pues a la fecha se ha anunciado la adición de dos nuevos equipos. El estadounidense Harding Racing, donde competirá el colombiano Gabby Chaves, y el argentino Juncos Racing. Se anticipa además la entrada de al menos otro equipo: Carlin Racing, del Reino Unido.

El nuevo auto ya concluyó el programa oficial de cuatro pruebas, que se llevaron a cabo en cuatro diferentes escenarios: Indianápolis, un óvalo de alta velocidad; Mid-Ohio, un circuito permanente; Iowa, un óvalo corto, y Sebring, que recrea un circuito callejero.

Los pilotos de prueba designados por la categoría fueron el colombiano Juan Pablo Montoya y el español Oriol Servia, quienes representaron a Chevrolet y Honda, respectivamente.

El piloto de Bogotá dijo que “este nuevo auto se siente como debería sentirse un auto fórmula. Es mucho más predecible para manejar, pues realmente se puede sentir lo que se está haciendo. Todo el balance de manejo es completamente diferente al del carro anterior. Me encantaría poder correr de nuevo las 500 Millas” en el nuevo auto.

La IndyCar apuesta por el futuro evocando el pasado. El nuevo auto, que recuerda los días de gloria de la categoría, es una obra maestra del diseño y la ingeniería. No está decorado por un sinnúmero de alas y elementos aerodinámicos, sino que su esencia está compuesta por un elemento que integra de manera brillante la simpleza, la sutileza, la elegancia y la deportividad. Es así como un auto fórmula debería ser.

Temas relacionados

 

últimas noticias

RAM 1500: rey de todos los caminos