Kymco cuatrimotos para bolsillos todoterreno

Dos modelos de la marca para divertirse o para el trabajo pesado, con los que esperan atraer nuevos aficionados al mundo de los 4x4.

Kymco desafía los elementos y comprueba que embarrarse sí es divertido con el Maxxer 375 y el MXU 500, vehículos 4x4 diseñados para la divertirse y trabajar a bajo costo y con prestaciones suficientes para los novatos que quieran entrar al mundo de los ATV (All Terrain Vehicles, por sus siglas en inglés).

Hablar de bajo presupuesto no necesariamente quiere decir que los vehículos sean simples, pues la primera novedad que nos ofrecen los 4x4 de Kymco, en sus dos versiones, es la suspensión trasera independiente (IRS) que provee mayor control, estabilidad y seguridad para recorrer terrenos destapados, llenos de rocas e irregularidades.

A diferencia de su antecesor, el MXU 500 trae un útil enganche para remolques, que permite arrastrar cargas de hasta 460 kilogramos, lo que lo convierte en un vehículo apto para el trabajo. Gracias a sus 36 caballos de potencia y 288 kilogramos de peso, en seco supera obstáculos sin mayor desgaste. La frenada está asegurada con doble disco adelante y uno en la parte trasera. Además, posee espejos retrovisores, luces frontales y direccionales y pito, lo que permite pasar de la finca a la carretera, cumpliendo con las normas legales vigentes de tránsito.

Esta cuatrimoto cuenta con dos velocidades (alta y bajo), además de reversa. El tablero viene con velocímetro, cuentakilómetros y nivel de gasolina. Kymco alardea de la amplitud del asiento trasero, algo que seguramente el acompañante agradecerá cuando se trate de recorridos largos.

Entre la nutrida lista de características y aditamentos, el aspecto más positivo tal vez sea su precio, $20 millones, lo que la convierte en una máquina apta para trabajo pesado en terrenos de difícil acceso, que suele destrozar otro tipo de vehículos.

El hermano menor

El otro lanzamiento de la marca fue el Maxxer 375, un 4x4 menos utilitario, más enfocado en la diversión, con un diseño menos convencional y una apariencia más deportiva, de líneas agudas y formas agresivas.

Con 26 caballos de fuerza, la aceleración es progresiva y no genera fuertes explosiones de potencia, algo que resulta ideal para los conductores más novatos. Es una máquina concebida para aquellos que quieren iniciarse en el mundo del todoterreno y desean ir adquiriendo la destreza y habilidad necesarias para competir o simplemente para pasar un fin de semana de adrenalina entre el barro y el agua.

Sus frenos de disco aseguran control y seguridad, y no dan la sensación de sentirse largos. El control de tracción permite pasar de 4x2 a 4x4 sin mayores complicaciones. La lista de especificaciones incluye encendido eléctrico, transmisión diferencial y refrigeración líquida. A diferencia del MXU 500, este modelo no trae de fábrica espejos retrovisores ni luces, necesarios para usarlo en carretera.

En el terreno, el Maxxer 375, se comporta sin problemas en carreteras destapadas, ríos de bajo caudal y pequeñas lomas. La suspensión es cómoda y facilita el paso por desniveles y rocas sin desestabilizar la dirección. La distancia entre ejes da la percepción de que fueran más cortos, pero brindan seguridad y estabilidad en situaciones que podrían ofrecer riesgo de volcarse.

Si lo que quiere es aprender, divertirse, embarrarse y pasar un buen rato ‘off road’, manteniendo una apariencia deportiva (un look disponible a bajo costo), el camino a tomar es el que lleva al Maxxer 375. Ahora, si sus necesidades son de trabajo, en terrenos agrestes y de difícil acceso, el MXU500 es una muy buena opción en un rango de precio asequible para la mayoría de los bolsillos.  

Temas relacionados