La apuesta de Ford por la conducción autónoma

El equipo de trabajo se ha enfocado en tres situaciones específicas, la primera es la detención del vehículo, la segunda es la indicación de que está en modo conducción autónoma, y la tercera es el arranque, la cual indica que el carro se dispone a acelerar.

Cortesía Ford

Todo apunta a que el futuro de la conducción es la autonomía vehicular o por lo menos así lo demuestran los últimos lanzamientos de los más importantes fabricantes de esta franquicia. Durante el último Salón del Automóvil desarrollado en Frankfurt, firmas como Renault y Audi presentaron vehículos con estas características.

Siguiendo esta tendencia, Ford Motor Company y el Instituto de Transporte Virginia Tech, han realizado estudios para desarrollar tecnologías que permitan a vehículos autónomos comunicarse con los peatones. La investigación busca resolver los problemas que pueda presentar este tipo de conducción en situaciones como ceder el paso o pedir la vía.

El fabricante norteamericano está desarrollando un avanzado método de iluminación, con el que sus vehículos señalen a peatones que se encuentra en modo de conducción autónoma, ceda el paso o que va a acelerar.

“Necesitamos solucionar los retos que suponen no contar con un conductor humano, por lo que diseñar una forma de reemplazar las señales con la cabeza o las manos es fundamental para asegurarnos un funcionamiento seguro y eficiente de los vehículos autónomos en nuestras comunidades”, aseguró John Shutko, Técnico Especialista de Factores Humanos de Ford.

Durante la búsqueda de este método de comunicación fueron descartados los símbolos y los textos. Las señales lumínicas, asegura el fabricante, son un medio eficaz para crear un protocolo visual de comunicación.

"Este trabajo resulta valioso no sólo para los usuarios y fabricantes de vehículos, sino también para cualquiera que camine, pedalee o conduzca junto a un vehículo autónomo en el futuro", afirma Andy Schaudt, Director de Proyecto del Centro de Sistemas de Vehículos Autónomos del Instituto de Transporte Virginia Tech.

Temas relacionados

 

últimas noticias

El adiós del VW Beetle: un pequeño grande