Lucas Arteaga: Experiencia y pasión

El vicepresidente comercial de Hyundai, Lucas Arteaga, es un hombre de hablar pausado y un gran conocedor de la industria automotriz. Optimista, trabajador incansable y apasionado.

¿Cómo ha sido el año 2011 para Hyundai?

Hyundai Colombia se ha consolidado como el tercer distribuidor de vehículos del país y el primero de los importadores, contando en la actualidad con la preferencia de alrededor del 10% de los colombianos que están comprando un vehículo automotor durante este año. Al final de 2011 las ventas de Hyundai Colombia habrán superado las 30.000 unidades, marcando un nuevo récord histórico en los ya 19 años de actividad en el país y acumulando más de 220.000 vehículos vendidos con igual número de usuarios satisfechos. Su participación en todos los segmentos del mercado con uno de los portafolios más completos, su amplia red de concesionarios, así como la seriedad y profesionalismo con que atiende el tema de servicio y repuestos han sido fundamentales para alcanzar esta meta.

¿Cuál es su perspectiva del mercado colombiano para lo que resta del año?

Al ritmo de ventas actuales es fácil predecir que el mercado colombiano rondará en 2011 las 320.000 unidades, nivel nunca antes visto en el país que había logrado sus niveles más altos en los años 2007 y 2010, con 253.000 unidades.

¿Cómo les ha ido con los nuevos lanzamientos?

Hemos logrado llamar la atención no solo de los consumidores en general, sino de todos los amantes de esta apasionante industria. El diseño aerodinámico y moderno, la reconocida calidad, el posicionamiento de precios y el aspecto tecnológico que involucra a un muy bajo consumo de combustible en todos nuestros vehículos, nos han mantenido con cero inventarios.

¿Cree que se va a mantener el crecimiento del mercado en 2012 y hasta cuándo podría darse esta tendencia?

Creemos en un año 2012 muy similar a este 2011. Un mercado estable con unas variables externas que se mantienen gracias a la solidez de nuestra economía. Es posible que este ‘boom’ se mantenga hasta el año 2013, cuando seguramente y por razones propias de los ciclos del mercado tengamos alguna pequeña contracción. Sin embargo, es importante tener en cuenta que el índice de motorización del país, medido como habitantes por vehículo en circulación (unos 13 habitantes por vehículo) o como vehículos en circulación por cada 1.000 habitantes (solo unos 78 vehículos por cada 1.000 habitantes), es de los más bajos de América Latina.

¿Cuál es la fortaleza de la marca en el país?

Es la calidad de los productos. Hyundai ha logrado un amplio reconocimiento por su calidad no solo en el mercado norteamericano sino recientemente en los mercados europeos. Otros factores imposibles de no mencionar tienen que ver con: disponibilidad y costo de los repuestos y el mantenimiento; diseño, línea moderna, actualización permanente y proyección al futuro; facilidad de venta del usado y los precios a los que se cotizan; favorable relación producto/precio; red de concesionarios, y, por supuesto, el recurso humano.

¿Cómo va el tema del TLC?

El TLC con Corea va a ser una realidad muy pronto como lo ha dicho el presidente, pues la verdad es que es una oportunidad para el país, tal como lo han sido todos los tratados.

A toda máquina

¿Qué carro maneja y cuál es el que más le gusta?

Manejo una ‘poderosa’ Hyundai Veracruz, un carro fino en su confort, en su ajuste y en su consumo; la verdad se siente muy bien. Igual puedo decir que con la finalización del relevo generacional de nuestro producto, contamos hoy con la serie i, una colección de vehículos de última generación, altísima tecnología, excelente diseño, bajísimo consumo, lo que hace que en resumen me gusten todos.

¿Qué significa Hyundai para usted?

Para mí Hyundai significa sobre todo calidad. Cuando veo los indicadores de calidad y los costos de garantía de nuestros vehículos, la verdad quedo asombrado. Conociendo estos indicadores y costos de otras marcas, ver que los nuestros no llegan al 10% del promedio es verdaderamente gratificante.

¿Qué hace en sus tiempos libres?

En mis pocos tiempos libres, hago algo de ejercicio, juego golf, me preocupo por mantenerme bien informado y disfruto los restaurantes.

¿A cuántas revoluciones por minuto trabaja?

Trabajo simplemente a revoluciones extremas, porque aún así el tiempo no alcanza para nada. Vivo al límite para no exceder en lo posible, los “límites de velocidad”.

¿Qué ha aprendido de Carlos Mattos?

La verdad, a no pestañear. 

Temas relacionados