Lujo y deportividad en la tercera generación de la X3

La popular camioneta de BMW llega con un diseño renovado y elementos tecnológicos que muestran que el futuro ya está entre nosotros. En Colombia hay dos versiones disponibles: una de gasolina y otra con motor diésel, ambas con un precio de $179’900.000.

Cortesía

Fráncfort, Alemania. Septiembre de 2003. Ante los ojos del mundo debutaba la BMW X3. Era la segunda “hija” de la familia X (línea de camionetas) del fabricante alemán, y con ella nacía un nuevo concepto de vehículo para la marca. Uno que combinaba la agilidad y deportividad de un compacto con la comodidad, el lujo y la practicidad de una camioneta.

El experimento de la X3 fue un éxito. Se convirtió en uno de los modelos más populares de la marca y fue pionero del boom de las crossover –camionetas con comportamiento de auto-, que hoy son moda del mundo motor. Quince años han pasado desde el lanzamiento de la primera X3 y, desde febrero de este año, rueda por Colombia su tercera generación.

La nueva X3 llega a Colombia inicialmente en dos versiones, ambas por un precio de $179’900.000: la xDrive 30i y la xDrive 20d.

La primera, de gasolina, es propulsada por un motor BMW TwinPower de 4 cilindros y 2 litros. 252 caballos de potencia hacen que llegue los 100 km/h en sólo 6,3 segundos y que alcance una velocidad máxima de 240 kilómetros por hora.

La segunda, la xDrive 20d, tiene un motor BMW TwinPower turbodiésel de cuatro cilindros, que genera 190 caballos de potencia. Esto la hace menos veloz que la versión de gasolina, pues alcanza los 100 km/h en 8 segundos y su velocidad máxima es de 213 km/h, es decir, de 27 km/h menos.

Sin embargo, su consumo eficiente de combustible de 5,4 litros por cada 100 kilómetros la hacen una alternativa atractiva, pues es menor que el de la xDrive 30i, que por cada 100 kilómetros recorridos consume 7,4 litros.

Ambas versiones cuentan con el inteligente sistema de tracción en las cuatro ruedas, BMW xDrive. Esto quiere decir que terrenos complicados y maltrechos, como trochas o barrancos, no son adversarios para la nueva X3.

El potente motor, un sofisticado sistema de tracción, un chasis ligero, ágil y responsivo, acompañados de la marca BMW, crean una fórmula enérgica y con carácter que hacen a la tercera generación de la X3 un auto, en su segmento, irresistible de manejar.

Su look exterior es una meliflua e inteligente evolución de la generación anterior. Es más deportiva y más imponente, y a la vista tiene un “algo” seductor que llama la atención, pues la hace sobresalir más que la saliente X3.

Presente y explícita se muestra su genética, que la hace inconfundiblemente una BMW. Formas hexagonales y sutiles adornan su sólido y amplio cuerpo, delicadamente esculpido con deportivas y dinámicas líneas. No puede faltar la icónica parrilla con forma de riñón, que por años ha distinguido a estos autos germanos. En definitiva, la tercera generación de la X3, en términos de diseño, mantiene el legado de la familia X de la marca, al convertirse en una nueva expresión de grandeza y elegancia.

En su interior se mantiene este sentimiento. Como se esperaría de cualquier auto del fabricante alemán, por dentro es cómoda, refinada y elegante. Las sillas son ergonómicas y se pueden ajustar automáticamente.

Tiene aire acondicionado tri-zonal (para ambos ocupantes de adelante y atrás) y una pantalla de 6,5” que integra la última versión del sistema de información y entretenimiento iDrive. Este se puede controlar desde un elegante timón multifuncional de cuero.

Por otra parte está el sistema de iluminación personalizable, “mood lightning”, que alumbra con diferentes tonos el habitáculo. De manera sutil, éste crea una atmósfera amigable que propicia grandes e inolvidables experiencias de manejo.

La arquitectura interior de la nueva X3 es espaciosa, práctica y funcional. La camioneta tiene una considerable capacidad de almacenamiento, así como diferentes e ingeniosos espacios.

La atención al detalle que el equipo de BMW ha puesto en la concepción de este auto es notable. En el habitáculo, todos los botones tienen una posición lógica y pensada, teniendo en cuenta la experiencia de manejo. Las formas hexagonales presentes en el cuerpo de la X3 también decoran su cabina, creando así una mágica armonía que conecta perfectamente a su interior con su exterior.

A la tercera generación de la popular camioneta del fabricante alemán no puede faltarle una alta dosis de elementos tecnológicos, que recuerdan a la humanidad que el futuro ya está entre nosotros.

Por ejemplo, incluye un sistema denominado control de crucero con función de frenado. Con éste, en un trancón, la camioneta puede acelerar y frenar automáticamente. Otro asistente que sobresale es el sofisticado sistema de parqueo integrado, que, compuesto por varias cámaras y sensores, dan al vehículo la capacidad de parquearse horizontal y perpendicularmente sin la intervención del conductor.

BMW ha demostrado que el espacio, el lujo y la practicidad pueden combinarse sinfónicamente con el carácter y espíritu deportivo, intrínseco a la marca, que hace la acción de manejar emocionante. La prueba es su más reciente creación, en donde conviven perfectamente estos elementos: la nueva X3.

Temas relacionados