Nissan crea tecnología para ver lo invisible

El fabricante japonés aprovechó el Consumer Electronics Show de Las Vegas para presentar su visión de lo que será la conectividad a bordo de los vehículos autónomos. La realidad aumentada y la interacción humana serán la clave de esta tecnología.

Nissan demostró como funcionaría I2V durante el CES que terminó ayer./ Fotos: Cortesía

En el mundo futurista de Ready Player One —la novela y la película— gran parte de la población pasa sus días en el Oasis, un videojuego de realidad virtual en el que los participantes pueden competir, socializar, ir de fiesta y hasta conducir autos.

Ese metaverso, como se conoce este tipo de ciberespacios desde que Neal Stephenson acuñó el término en su novela Snow Crash, en 1992, le sirvió de inspiración a Tetsuro Ueda, líder del Centro de Investigación de Nissan, para formular el concepto “Invisible-to-visible” (I2V), la tecnología presentada esta semana por el fabricante japonés en el Consumer Electronics Show (CES) de Las Vegas.

Sin embargo, la idea de Ueda, que define el metaverso como la forma final de internet, rompe con los límites de la ciencia ficción y lo intangible de la virtualidad, trayéndola a nuestro mundo de forma que ambas realidades interactúen en una especie de “realidad mixta” que crea, según Nissan, el “carro conectado definitivo”, pues le permite al conductor “ver lo invisible”.

Con esto, la casa japonesa se refiere a la capacidad de visualizar de forma sólida cierta información que, si no fuera por la realidad aumentada, sería invisible para el ojo humano. Entre los ejemplos ofrecidos por Ueda se cuentan sitios de parqueo disponibles, objetos detrás de edificios, autos y peatones que están a punto de salir de la siguiente esquina, el trazado de la mejor forma de tomar una curva e incluso la proyección de un día soleado dentro del vehículo en reemplazo del clima lluvioso del exterior. Todo con el objetivo de anticiparse a lo que está pasando en la vía.

Para que semejante sistema pueda funcionar, Ueda se apoyó en otros avances que Nissan está desarrollando para su iniciativa de vehículos autónomos, como la tecnología Seamless Autonomous Mobility (SAM), que recoge información en tiempo real del ambiente por el que se transita a través de internet; y el sistema ProPilot, que usa cámaras y sensores para escanear los alrededores y el interior del auto y tomar decisiones gracias a sus capacidades de inteligencia artificial.

Los datos recogidos por ambas tecnologías, y que usualmente se visualizan mediante textos, imágenes planas y alertas sonoras, se proyectarían dentro del auto en un mapa tridimensional de 360° o en el vidrio panorámico, dependiendo de la necesidad.

Por otra parte, I2V abriría la posibilidad de “invitar” a usuarios del metaverso al interior de los vehículos en forma de avatares tridimensionales, para cumplir ciertas tareas. “Puede llamar a un conductor profesional para que le dé consejos mientras usted maneja, y posiblemente controlar ciertas funciones del vehículo (que no estén relacionadas con pedales y volante) para hacer más placentero el recorrido; a un guía local si está de viaje en un nuevo destino, a un profesor de idiomas si quiere aprovechar su tiempo libre, a un compañero para cantar karaoke en el carro o simplemente a algún amigo o familiar para conversar durante el recorrido”, explica el investigador.

La convergencia de tantas posibilidades le permitirían al conductor “sentir más confianza en la conducción autónoma, mejorar sus habilidades al volante cuando decida tomar control del vehículo, disminuir el estrés al manejar y estar más conectado con otras personas y compartir más experiencias con ellas a través del auto”, explicó Ueda a El Espectador, agregando que a diferencia de otras tecnologías aparentemente similares que desarrollan los fabricantes de automóviles en la actualidad, I2V sería mucho más interactivo y comunicaría la información de una forma mucho más humana.

Ahora bien, tanta maravilla no deja de generar inquietudes. Por una parte, es cierto que en los últimos años el interés de las generaciones más jóvenes por tener carro propio ha decrecido y que los fabricantes de autos encontraron en la conectividad y la conducción autónoma la clave para reconquistarlos. No obstante, aun cuando los autos inteligentes sean una realidad, seguirá existiendo la opción de operarlos de forma manual, en cuyo caso la abundancia de proyecciones tridimensionales y la capacidad de acceder al metaverso podría ser un gran distractor.

Al respecto, el experto da un parte de tranquilidad al asegurar que tienen contemplado “optimizar la cantidad de cosas que proyectamos y la forma en que lo hacemos cuando se está en modo manual”. Adicionalmente, no será posible para el conductor adentrarse de lleno al metaverso.

Finalmente, no sobra la duda de cuándo llegará una tecnología sacada directamente de la ciencia ficción a nuestro mundo. De acuerdo con Ueda, “la implementación será gradual y comenzaría a hacerse realidad en unos diez años”. El éxito dependerá de los avances que se realicen en tecnologías de conectividad 5G y realidad aumentada.

*Por invitación de Nissan.

833498

2019-01-11T14:06:19-05:00

article

2019-01-12T10:37:23-05:00

[email protected]

none

Esteban Dávila Náder / Las Vegas*

Autos

Nissan crea tecnología para ver lo invisible

45

5107

5152