Peugeot 2008 Active, el joven león

La nueva SUV de entrada del fabricante francés llega con un equipamiento muy atractivo para el público colombiano. Es un vehículo ágil y seguro de manejar.

/ Cortesía

Como cada dos años, la pasada edición del Salón del Automóvil de Bogotá le dejó al mercado automotor colombiano varios lanzamientos interesantes. Esta semana El Espectador pudo poner las manos sobre el volante de uno de esos nuevos vehículos, el Peugeot 2008 Active, que llega al segmento de SUV compactos con una propuesta interesante en materia de equipamiento.

A diferencia de la versión Allure, que llegó desde Francia y ya lleva tiempo rodando en Colombia, el 2008 Active viene desde Brasil, lo que gracias a beneficios arancelarios le permitió al importador, SKBergé, la inclusión de detalles y accesorios sin elevar demasiado el costo del vehículo. De hecho, se comercializará en el país por $64’990.000, haciéndola más económica que el modelo básico de su hermana gemela, así como el modelo de entrada a los SUV de la marca del león.

Con esto, por ejemplo, la versión Active abandona el motor 1.2 turbo de 110 caballos de fuerza para adoptar uno de 1.6 litros e inyección directa, que eroga 115 caballos y un torque de 150 Nm. Este propulsor está conectado a una caja automática de seis velocidades, con modo secuencial, y a tres dinámicas de manejo: estándar, eco y sport, con lo que se puede ajustar a voluntad la forma en la que el auto se desempeña y en la que consume combustible.

Estos cambios en el sistema del motor tienen la intención de mejorar la eficiencia de combustible, así como la dinámica de marcha del auto. Ahora, tras recorrer 100 km durante la prueba de manejo, el 2008 demostró cumplir con las expectativas, no solo ofreciendo una conducción ágil y muy divertida, sobre todo en los modos sport y estándar, y algo más moderada en los tiempos de reacción al acelerar cuando está en el modo eco. A estas sensaciones se les suman el confort y la precisión ofrecidos por la dirección electroasistida y el volante compacto, muy típico -y muy cómodo- de la familia de SUV de Peugeot.

Con todo, el vehículo tuvo una eficiencia promedio de 6 km/l, lo que equivale a casi tres octavos del tanque de combustible, que según la marca tiene capacidad para 50 litros. Para aprovechar mejor la gasolina (el fabricante recomienda usar extra), se vale echar mano de herramientas como el limitador de velocidad y el control crucero, que hacen de la conducción una experiencia más confortable y segura.

Además, para agarrarle la rienda al león, los franceses incluyeron un completo paquete de seguridad que, además de los ya reglamentarios frenos ABS, contempla seis airbags, estructura y suspensión reforzadas, repartidor electrónico de frenado, asistente de frenado en emergencias, sistema antiderrape, control de tracción, control de frenado en curvas y programa de estabilidad del volante. Además cuenta con sensores de proximidad adelante y atrás, de lluvia y de luces, así como una cámara de reversa de alta definición.

A lo anterior se le suma el control de asistencia de ascenso, que detecta el grado de inclinación en el que se encuentra el vehículo y evita que retroceda cuando el conductor intenta reanudar la marcha luego de estar detenido.

Finalmente, hay que hablar del diseño, que a nivel exterior no se aleja de la versión Allure, manteniendo, por ejemplo, el rac de techo, la luz led para la posición diurna, que comienza a construir con la mirada la identidad felina del 2008; los stops, también led, que recuerdan a las zarpas del león; los rines bitono de 16” o el rac de techo. El interior, por su parte, trae varias novedades de equipamiento destacables.

La cabina, con su estilo minimalista, se refresca gracias a la tapicería mixta, una parte en cuero y la otra en tela hipoalergénica de alta resistencia; mezcla de texturas muy bien lograda que transmite a la vez sensaciones deportivas y lujosas.

Como complemento, el sistema de infoentretenimiento, controlado a través de una pantalla de 7”, que se actualiza agregándole a las funciones ya existentes como las de computador a bordo y de conectividad móvil vía Apple Carplay o Android Auto, la opción de cartografía offline, que definitivamente facilita los recorridos por ciudad y carretera.

El remate lo componen el aire acondicionado bizona, el amplio espacio interior y la capacidad de carga de 422 litros, una de las más altas en un segmento donde compiten importantes jugadores como la CX-3 de Mazda, la Kicks de Nissan, la Tracker de Chevrolet y hasta la Duster de Renault.

Por fortuna, para Peugeot, la 2008 Active no tiene nada que envidiar. Su propuesta, a simple vista joven, ofrece un equipamiento completo, diseñado para atraer a público de todas las clases.

841265

2019-02-22T14:07:28-05:00

article

2019-02-23T13:37:26-05:00

[email protected]

none

esteban dávila náder

Autos

Peugeot 2008 Active, el joven león

35

4793

4828