Renault Sandero cambio automático

Sofasa presentó al mercado una nueva opción para uno de sus modelos que ensambla en la planta de Envigado, al que equipó con una caja automática secuencial de cuatro velocidades.

No fue una decisión que se dio de la noche a la mañana. Para la introducción del nuevo Sandero automático, que ya rueda por la calles de Colombia, se tuvieron que pasar muchos filtros. El primero de ellos, analizar si la solicitud del departamento de mercadeo, que veía una buena posibilidad con esta nueva propuesta y una necesidad en su segmento, respondía técnicamente a las exigencias.

Y para ello se trajo un vehículo de Brasil para ver cómo era su adaptación a las condiciones de las exigentes carreteras del país, con más de 30.000 kilómetros de prueba. Y pasó el examen, por lo que Sofasa-Renault decidió darle vía libre al ensamble del nuevo modelo, con una inversión cercana a los 500.000 euros.

La caja que equipa el Sandero es secuencial de cuatro velocidades y es fabricada en la Sociedad de Trasmisiones Automáticas, en Ruitz, Francia, y se caracteriza por una arquitectura compacta y ligera (65 kilos de peso), algo que redunda en confort a la hora de conducir, sobre todo en ciudades congestionadas. Además, la caja del nuevo Renault Sandero AT es auto-adaptativa y comandada electrónicamente, es decir, que interpreta el estilo de conducción del piloto y de acuerdo con el mismo selecciona el momento adecuado (teniendo en cuenta las revoluciones por minuto) para realizar el cambio de marcha. Para este propósito, viene con siete memorias de estilos de conducción, cada una con 10 variaciones posibles.

Viene también equipada con un sistema de autoprotección y cuando el conductor comete un error al momento de operarla, se pone en neutro para evitar fallas lamentables. Por otro lado, si se presenta un problema con el aceite de la misma, ésta se pone en tercera para que el vehículo pueda ser llevado al centro de asistencia. Otro aspecto importante es que prácticamente es libre de mantenimiento, como quiera que su primera intervención se debe realizar cuando el vehículo llega a los 300.000 kilómetros.

Esta caja, además, es secuencial y puede tener diversos tipos de mandos. A la palanca, ubicada en cierta posición, se le da un pequeño golpe hacia adelante y sube el cambio y con otro hacia atrás, lo baja. Esta característica genera una sensación de caja manual, ideal para quienes desean mantener el control del auto, pero también el confort de una caja automática. Otra de las ventajas es el ahorro de combustible de 0.1 a 0.5 litros cada 100 kilómetros, de acuerdo con el perfil del conductor, algo que se consigue gracias a que la caja realiza el cambio en el momento preciso, sin perder ninguna prestación.

En cuanto a diseño y motorización, sigue siendo igual a sus hermanos. Está equipado con un motor K4M de 16 válvulas y 1.6 litros, que desarrolla 110 caballos de potencia a 5.750 revoluciones por minuto, monta rines de 15 pulgadas y se caracteriza por una buena altura con respecto al piso (15.5 centímetros), además de tener un gran espacio interior, gracias a su distancia entre ejes de 2.59 metros y un baúl de 320 litros de capacidad, que con los asientos abatidos se extiende hasta los 1.200 litros.

En cuanto a la seguridad activa, el Sandero AT tiene incorporado el sistema ABS Bosch 8.1 de última generación e igualmente cuenta con frenos en doble circuito en “X”. En seguridad pasiva, viene con materiales como aceros con alto límite elástico (HLE, por sus siglas en francés Haute Limite Élastique) que garantizan una mejor resistencia del habitáculo, pues limitan la deformación sobre todo en caso de choque frontal; la armadura del volante de magnesio, combinada con una columna con segmento retráctil, permite disipar una parte de la energía cinética liberada durante un choque; y está equipado con cinturones de seguridad de tres puntos que disponen de limitadores de esfuerzo internos calibrados en la parte delantera para proteger mejor el tórax y además tiene un sistema de reglaje de altura, para sujetar mejor el cuerpo en caso de choque. Cuenta, además, con dos airbags y con barra estabilizadora trasera elipsoidal, que permite mayor agarre en curvas.

Dentro del equipamiento destacan las manijas de las puertas cromadas, exploradoras, faros delanteros en policarbonato, luces delanteras halógenas frías, direccionales y repetidores laterales, stops y luz de reversa, boceles laterales delanteros y traseros tono carrocería, parachoques aerodinámicos tono carrocería, dirección asistida, elevavidrios eléctricos en la cuatro puertas, aire acondicionado, asiento del conductor con graduación lumbar y altura, alarma sonora de olvido de luces, radio CD MP3 con comando satelital, control remoto y entrada auxiliar de USB, limpiabrisas trasero, bloqueo central inteligente (a partir de 7 km/h), retrovisores eléctricos, sistema antiarranque por reconocimiento de llave y computador de a bordo por funciones, entre otras cosas. 

Temas relacionados

 

últimas noticias

El salón del Automóvil en dos ruedas

El renacer de Fiat