Ricardo Salazar: 'Esto es un pierde-pierde'

El ejecutivo habla de la disolución del matrimonio entre el concesionario de Chevrolet y GM-Colmotores.

Ricardo Salazar, gerente de Los Coches, cambió el corbatín por la corbata.
Ricardo Salazar, gerente de Los Coches, cambió el corbatín por la corbata.

Uno de los matrimonios más sólidos del sector automotor colombiano, el de GM-Colmotores y Los Coches, con una duración de más de 37 años, terminó. El divorcio, que comenzó a gestarse desde el año pasado, se hizo oficial este jueves y cada una de las partes, como suele suceder entre las parejas, seguirá su camino independiente, sin olvidar que durante ese tiempo lograron construir cosas importantes.

Ante la pregunta inevitable de por qué se rompió una sociedad tan exitosa, Ricardo Salazar, gerente general de Los Coches, afirma que “la decisión la tomaron ellos (Colmotores). Nosotros queríamos seguir con Chevrolet, pero de igual manera buscábamos evolucionar y contar con otras marcas, algo con lo que Colmotores no estaba de acuerdo. Pero el mercado ha venido cambiando y la industria automotriz no es la misma. Han llegado nuevos actores, tratados de libre comercio (TLC) y los clientes están exigiendo cada día más alternativas, mejores tecnologías, diseños y servicio posventa. Para nosotros era muy difícil quedarnos en una sola ciudad (Bogotá) y con una sola marca”.

Humberto Gómez, vicepresidente comercial de GM-Colmotores, afirma por su parte que “nuestra compañía tiene una visión de negocio que ha venido evolucionando a través de 57 años y que busca la plena satisfacción de nuestros clientes. Los Coches tiene hoy una visión diferente y ha incursionado en un esquema nuevo. En ese sentido, a partir del 28 de febrero, esta empresa dejó de ser concesionario de la marca Chevrolet”.

Además, el directivo destaca que “queremos asegurarles a los clientes que continuarán con el respaldo, la experiencia y la solidez de nuestra red Chevrolet en Bogotá, con siete concesionarios y 27 puntos en toda la ciudad, y que durante el presente año ampliará su cobertura en seis nuevos puntos con inversiones cercanas a los ocho millones de dólares. El equipo de 1.770 personas de la red Chevrolet estará como siempre dispuesto a atender cualquier necesidad de ventas, servicio, garantías o soporte técnico para los vehículos Chevrolet”.

¿Quién pierde y quién gana? Al respecto, Ricardo Salazar responde: “Esto, definitivamente, es un pierde-pierde. Nosotros perdimos una marca muy buena, con la que hemos trabajado toda la vida y que no queríamos dejar, y ellos pierden al concesionario más grande, con más ímpetu y que más invertía en sus puntos de venta y en mercadeo. Ganan las nuevas marcas (por ahora Volkswagen y MG), con las que hemos encontrado un mundo interesante, con muy buenas opciones que debemos aprovechar”.

Salazar comenta que duerme tranquilo y que “todos en Los Coches estamos muy contentos con este cambio, pues a veces en la vida hay que cerrar ciclos y comenzar de nuevo”, aunque reconoce que “no va a ser una tarea fácil, pues llegar a un volumen de 9.500 unidades no se da de la noche a la mañana. Hay que pensar en el futuro, al que veo muy prometedor. Vamos a pasar de tener cinco salas a 15 o 20, en diferentes zonas del país, como Medellín, el Eje Cafetero y la Costa Atlántica. Es claro que de entrada vamos a vender menos, pero en dos o tres años la cosa puede cambiar para nosotros y superar las cifras”.

Quitarse el corbatín y ponerse la corbata se ha convertido en un reto interesante para Salazar, quien afirma que “además de MG y Volkswagen tenemos adelantadas conversaciones con otras cuatro marcas muy importantes, que iremos revelando en su momento. Estimamos que en esta primera etapa estaremos haciendo una inversión cercana a los 10 millones de dólares, en adecuaciones e inicio del proyecto. Vamos a ver una imagen completamente renovada de Los Coches, pues esta coyuntura nos dio la posibilidad de modernizar nuestras vitrinas. Venimos haciendo un ajuste a tono con los objetivos y en la medida que tengamos nuevas vitrinas y nuevas ciudades, entraremos en un proceso de crecimiento. Nuestro objetivo en este primer año de transición es vender 4.000 unidades y en 2015 llegar a las 13.000”.

Cuando se le pregunta si terminar la relación era algo inevitable, hace una pausa y contesta: “Definitivamente sí, era algo inevitable porque fue una decisión autónoma y ellos la tomaron”.

Eso sí, se va con muy buenos recuerdos de Chevrolet y con tono nostálgico reconoce que son muchas las cosas que va a extrañar de la líder del mercado colombiano: “Sobre todo a los colegas de la marca y a los colegas de la fábrica, con quienes se vivían días de trabajo muy intensos pero gratificantes. Pero llegan nuevos aliados, amigos y experiencias. El mundo empresarial es así, y en las marcas se mueven los jugadores que son importantes en el sector”.

Precisamente, sobre el mercado en 2013 cree que “vamos a tener un decrecimiento, pues el sector no va a estar ajeno al nivel macroeconómico, con temas que inciden en los compradores, pero sigue siendo una industria con un potencial muy grande, que con más seguridad e infraestructura podría estar entre 500.000 y 600.000 unidades anuales”.

Temas relacionados

 

últimas noticias

El adiós del VW Beetle: un pequeño grande