¡En sus marcas, listos, acelera...!

La primera gran muestra del año, y la más importante de Estados Unidos, arrancó con la presentación de impresionantes prototipos, deportivos extraordinarios, eléctricos y carros de hidrógeno de producción en serie. El evento finalizará el 24 de enero.

El próximo miércoles 20 de enero, el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, visitará el Salón de Detroit. Es la tercera vez en la historia de esta importante muestra automotriz que un primer mandatario recorrerá los estands y se dejará sorprender por las innovaciones de la industria.

Justamente fue durante el primer período de Obama cuando el sector estuvo a punto de colapsar. La crisis financiera golpeó con fuerza a gigantes como General Motors y el entonces Grupo Chrysler, que lograron sobrevivir gracias a una importante inyección de capital. Pero el panorama es otro casi siete años después. La industria automotriz americana cerró un extraordinario 2015, con más de 17 millones de vehículos vendidos.

A excepción de las francesas Peugeot, Renault y Citroën, y de las inglesas Jaguar y Land Rover, esta primera muestra del año, considerada la más importante en Estados Unidos, contó con la participación de las grandes marcas que han sorprendido con sus lanzamientos. Aunque el salón se extenderá hasta el 24 de enero, las principales novedades se han conocido a lo largo de esta semana, pues los primeros dos días de la feria estuvieron reservados exclusivamente para los medios de comunicación.

Chevrolet presentó el Cruze Hatch 2017, el nuevo cinco puertas basado en la versión de su exitoso sedán. También sorprendió con los vehículos de la marca Buick Envision, que serán producidos en China, y el Acadia, que tiene la misma plataforma del Cadillac XT5.

El Grupo Ford, además de exhibir las nuevas versiones de los modelos Fusion, Energi y F150 Raptor, dejó sin aliento a sus seguidores con el Continental, un llamativo prototipo de su marca de lujo Lincoln.

Los fabricantes alemanes pisaron fuerte. BMW, con el nuevo M2, un poderoso cupé con motor de seis cilindros y 370 CV. Audi cautivó al público con el Allroad, el familiar todoterreno más lujoso de la marca, y el híbrido A3 e-tron, y Mercedes-Benz hizo lo propio con el nuevo Clase E, que vendrá con dos motorizaciones: 2.0 L de gasolina y 220 d; el SLC cupé y el S65 descapotable.

Volvo se robó aplausos con el prometido S90, Porsche con la nueva generación Turbo y Turbo S del icónico 911 y Hyundai al presentar el EQ90, el sedán insignia de su marca de lujo Génesis. La lista de novedades continúa con Ferrari, Toyota, Kia y Nissan, entre otras grandes marcas, que saben que con Detroit se calientan motores para un gran 2016.

últimas noticias