Volvo V40, el triunfo de la sobriedad y la elegancia

La marca sueca presentó en Colombia la renovación de uno de sus vehículos más exitosos. Un carro diseñado para conductores exigentes y que promete potencia, comodidad, seguridad y control. Lo probamos y este fue el resultado.

El Volvo V40 R-Design está equipado con rines Ixion de aluminio de 17 pulgadas, techo panorámico y lavafaros. / iStock

Los Volvo son reconocidos por ser autos elegantes, visionarios desde el punto de vista tecnológico, pero que siempre conservan la sobriedad que los caracteriza. En resumen, tienen lo que todo carro prémium debe tener: equilibrio para no caer en la extravagancia.

La marca sueca presentó en Colombia la renovación de su exitoso V40, un automóvil familiar pensado y construido para atender las demandas de los conductores más jóvenes y las exigencias de los compradores más selectivos. Su diseño no dista mucho de su antecesor, sin embargo, pequeños detalles, como sus luces LED, nuevo logo y parrilla delantera, lo hacen resaltar en carretera.

La compañía destaca el V40 como un carro para jóvenes, aunque, en lo personal, imagino que se refiere a jóvenes de espíritu. Desembolsar los $117 millones que cuesta su versión básica o los $120 millones de la versión más completa difícilmente entra en las finanzas de un adolescente o un adulto menor de 30 años.

Ya superando el golpe del precio, le recuerdo que estamos hablando de un producto de alta calidad en cada uno de sus componentes, y eso no es barato. El V40 es uno de los mejores autos del mercado y un carro que vale cada peso. El modelo 2017 viene en dos versiones: el T3 Drive-E Momentum y el T4 Drive-E R-Design. Este último es la apuesta de Volvo para seguir aumentando sus ventas en el segmento prémium del mercado colombiano.

Concentrémonos precisamente en el V40 R-Design, el modelo más completo y que sólo cuesta $3 millones más que el básico. Esta versión cuenta con un potente motor T4 de cuatro cilindros en línea turbocargado con 16 válvulas y un cilindraje de 1.969 centímetros cúbicos que alcanza una potencia de 190 caballos de fuerza, 4.700 revoluciones por minuto y un torque de 300 Nm.

Su transmisión automática de seis velocidades responde en cada aceleración y, aunque el escenario escogido por la marca para el test drive no fue el mejor para explorar su velocidad (La Calera, Lagos de Siecha), sí fue la locación perfecta para comprobar la suavidad de la dirección y la eficiencia de los frenos.

Si buscamos un punto negativo del nuevo V40, sería la línea de visión en curvas cerradas hacia la izquierda, pues el paral del parabrisas corta la vista del conductor y lo obliga a reacomodar su posición para no perder la referencia de la carretera y los vehículos que transitan en sentido contrario. Aunque este es un problema menor teniendo en cuenta que es común en la mayoría de los automóviles, podría tenerse en cuenta para las próximas generaciones.

Tecnología y entretenimiento

El V40 ofrece un completo abanico de opciones de conectividad, gracias a su interfaz de usuario en una pantalla horizontal de 7 pulgadas, desde la que se manejan la climatización y el infoentretenimiento.

A través del sistema Sensus Connect se conecta a la red de wifi del celular, permitiendo navegar en la web, acceder a aplicaciones multimedia y reproducir vía Bluetooth la música almacenada en cualquier dispositivo. Viene con control de voz para que el conductor no pierda de vista la carretera y con una simple orden pueda manejar algunas opciones del sistema de conectividad.

En cuanto a seguridad, en sus dos versiones cuenta con airbags delanteras y laterales, sistema antibloqueo de frenos, control de estabilidad, asistente de frenado de emergencia, sensor de lluvia y City Safety, un sistema de frenado automático en caso de colisión inminente. Echamos de menos en este carro, y ojalá se sumen en futuras versiones, los sensores de sueño, el de punto ciego y el detector de peatones.

Temas relacionados