Al castillo de Drácula

Del 27 de octubre al 3 de noviembre, Transilvania será el centro de atención de los aficionados al Halloween, pues allí se recrea la historia del vampiro humano más famoso del planeta.

Antes de que el Conde Pátula prefiriera las zanahorias por encima de la sangre de las doncellas, antes de que Lestat de Lioncourt, Louis de Pointe du Lac y la pequeña Claudia vivieran juntos durante décadas sin poder morir y que el pálido Edward Cullen enamorara a millones de adolescentes, existió Drácula. Y con él se popularizaron las historias sobre vampiros y el fantasmagórico mundo que los rodea.

Transilvania ha sido reconocida como la casa en la que se tejen los macabros relatos del legendario personaje del novelista irlandés Bram Stoker. La imposibilidad del vampiro de reflejarse en los espejos y soportar la luz del día, además de su adicción a la sangre y el hecho de que sólo se mueve de noche, han encantado por años a los aficionados.

El castillo de Bran, sede oficial de Drácula, ubicado a 120 kilómetros de Bucarest, la capital rumana, se impone sobre un paisaje verde que en ciertas épocas del año es invadido por una espesa neblina que le aporta un toque lúgubre.

En Halloween, miles de turistas quieren adentrarse a sus misteriosos corredores, con pasajes secretos, para conocer de cerca las habitaciones, los balcones y mausoleos que fueron protagonistas de las fechorías del conde.

Sin embargo, a esta región rumana, llena de majestuosos castillos, se le suma un tour guiado con motivo de la celebración del Día de las Brujas.

Del 27 de octubre al 3 de noviembre se ofrece un plan que comienza en Bucarest con la advertencia de que al final del viaje cada participante recibirá un certificado de supervivencia.

Al siguiente día se hace una parada en los montes Cárpatos para hospedarse en un lujoso resort con vista a las cumbres y luego pasar al reconocido castillo de Bran, donde los turistas serán capturados como si fueran las víctimas del vampiro. Después de la caracterización, viene la contemplación del atardecer desde las terrazas, que se encuentran a 1.200 metros de altura y hay una cena especial con vino y juegos artificiales.

En el recorrido también se visitan monasterios, se asiste a ceremonias secretas y se tiene la opción de realizar escalada. Pero sin duda, la gran fiesta del 31 de octubre, que cuenta con la presencia del mismo Drácula, es el mayor atractivo de esta celebración que se extiende por más de una semana.

 

últimas noticias

¿Donde nadar con tiburones?

Aventura en los desiertos del Perú

Una aventura 4x4 por Quindío