Bogotá en bici

Pedalear mientras se conocen los principales sitios históricos y culturales de la ciudad se ha convertido en un atractivo plan para turistas y locales. Recorridos nocturnos y con trajes cachacos, las novedades.

El colectivo Fontirrueda promueve los recorridos en bicicleta por la localidad de Fontibón. Algunas salidas son culturales y ambientales. /Cortesía Fontirrueda

Alguna vez el presidente de Estados Unidos John F. Kennedy afirmó que “nada es comparable al sencillo placer de montar en bicicleta”, sin pensar que tiempo después su frase sería replicada en todo el mundo. En las grandes capitales, los turistas prefieren este medio para ir a un destino y conocer de cerca los parques, sitios históricos y barrios tradicionales.

En Colombia, la tendencia empezó hace aproximadamente cinco años, cuando unos pocos creyeron en la viabilidad de andar Bogotá en bici. Hoy existen cerca de 15 colectivos. “Algunos nacen para crear espacios dentro de cada localidad que permitan conocer y apropiarse de la ciudad; también por la unión de varios amigos que comparten un gusto o porque quieren marcar una diferencia”, cuenta Wálter García, líder de la comunidad En Bici es Mejor.

Las rutas van desde recorridos internos por las localidades, como las iniciativas que lideran Fontirueda, Súbase a la Bici, Teusacatubici, Sucicla (Engativá), Bikennedy, Jueves&Cleta (Perdomo), Ruédala Usme y En Bici desde el Sur, hasta paseos fuera de la capital.

Existen opciones para todos los gustos, basta con revisar constantemente la página oficial y las redes sociales de estos colectivos para enterarse de las actividades semanales. Aunque por seguridad no todas las veces publican la ruta, sí especifican el punto de encuentro, que regularmente son los parques principales de las localidades.

“Algunas opciones de paseos dentro de Bogotá son: el estadio El Campín, Usaquén, la Plaza de Bolívar, el Parque de Lourdes, Suba, el Chorro de Quevedo y el aeropuerto El Dorado. Los trayectos a las afueras incluyen Bojacá, Facatativá, el embalse del Neusa, Zipaquirá, La Vega y Guatavita, entre muchos otros”, agrega García.

Los recorridos generalmente duran mínimo dos horas, pero dependiendo de la ruta pueden tardar hasta seis. Sin importar la distancia, todos son gratuitos. A los que se realizan miércoles y jueves por la noche asisten niños, jóvenes y adultos. Algunos tienen temáticas establecidas como el Ciclopaseo Cachaco, que consiste en rodar vestidos con trajes antiguos, o propósitos puntuales como Chiks Bikes, una escuela de mecánica que también enseña a montar en bici.

Bogotá tiene la red más grande de ciclorrutas de la región, con 392 km habilitados según la Secretaría de Movilidad. Se realizan 750 mil viajes al día, lo que significa que 450 mil personas utilizan este medio de transporte, un crecimiento del 20% en los últimos dos años.

Temas relacionados