Bolivia y sus contrastes

A pesar de ser uno de los países más pobres de la región, sorprende con su riqueza cultural y natural. Urbes coloniales, el salar más grande del mundo y el lago Titicaca, sus grandes encantos.

La Isla del Sol fue uno de los sitios religiosos más emblemáticos del Imperio inca.  / 123rf
La Isla del Sol fue uno de los sitios religiosos más emblemáticos del Imperio inca. / 123rf

La ciudad de La Paz impacta tan pronto se comienza a ver desde el avión. La aridez de las lomas y las decenas de humildes casas que se aglutinan en ellas evidencian por qué Bolivia es considerado uno de las países más pobres de Suramérica. El trayecto desde el aeropuerto al centro no es más alentador. Paredes grafitiadas, buses destartalados, basura en las calles, vendedores ambulantes y un viento helado por cuenta de su altura, que supera los tres mil metros sobre el nivel del mar.

Sin embargo, Bolivia goza de una riqueza natural y cultural extraordinaria que la convierten en un atractivo destino turístico para quienes busquen conocer la historia del Imperio inca, adentrarse en las tradiciones de sus pueblos indígenas, viajar por parajes inusuales y vivir una experiencia fuera de lo común. El sinsabor de la primera impresión comienza a desvanecerse en la medida en que se vive este país.

Uno de los lugares más impresionantes es el salar de Uyuni. Ubicado en el departamento de Potosí, al suroeste de Bolivia, y con más de diez mil kilómetros cuadrados se encuentra este gigantesco desierto blanco en donde habitan flamencos, hay termales, lagunas y la Reserva Nacional Eduardo Avaroa.

La Isla del Sol, en el lago Titicaca, es otro de los sitios que vale la pena conocer. La mayoría de sus habitantes son indígenas de origen quechua y aymara, dedicados a la agricultura, el turismo, la artesanía y el pastoreo. Aunque la afluencia de visitantes ha hecho inminente la necesidad de hablar el español, las lenguas ancestrales siguen siendo las más escuchadas.

Recorrerla a pie es un plan grandioso, no sólo por la vista que se tiene del Titicaca, sino debido a sus atractivos arqueológicos (la isla fue uno de los lugares religiosos más significativos del Imperio inca) como la Roca Sagrada, la Chinkana o laberinto, las escalinatas de Yumani, el Palacio de Pilkokaina y el museo de Challapampa.

El departamento y la ciudad de Cochabamba también son bastante concurridos. La altura es similar a la de Bogotá y la temperatura bastante agradable: en invierno no baja de diez grados y en verano no sobrepasa los 30. Sus edificaciones coloniales son uno de los atractivos, al igual que el teleférico que lleva al Cristo de la Concordia y el Jardín Botánico Martín Cárdenas.

Bolivia sacude al turista con su pobreza, pero también lo encanta a través de la amabilidad y autenticidad de su gente. Es un país de contrastes que vale la pena conocer.

¿Qué comer?

La gastronomía de Bolivia se caracteriza por ser muy variada. Cada región cuenta con exquisitas recetas propias. Algunos de los platos típicos recomendados son la sopa de arroz con pollo; el chairo o caldo de cordero; los filetes de ternera; la sajta, que es un caldo de pollo cubierto de salsa de pimientos picantes; la salteña, nombre con el que se bautizó a una empanada de carne y verduras con forma de balón, y las papas secadas al frío.

Imperdibles

Los principales portales turísticos de Bolivia coinciden en que los grandes atractivos del país son el Parque Nacional Madidi, en donde se ven distintos ecosistemas, desde nieves perpetuas hasta la llanura amazónica; el lago Titicaca, el salar de Uyuni, La Paz y el Parque Nacional Noel Kempff Mercado, que fue declarado Patrimonio de la Humanidad en 1991. Así que trate de incluir alguno de estos impactantes lugares en su itinerario.

Transporte

Desplazarse al interior de Bolivia es sencillo y económico. Si tiene tiempo suficiente y va a visitar varias ciudades, una buena alternativa es recurrir a los vuelos internos. También están los autobuses, que son bastante cómodos y permiten estar en contacto con la cultura local; los taxis, que son ideales para trayectos cortos, y los carros de alquiler.

Curiosidades de Bolivia

Los sonidos

En la música boliviana se utilizan instrumentos como la quena, el pinquillo, las tarcas (grandes tubos de madera), la zampoña, el bombo y el charango, una pequeña guitarra hecha comúnmente con el caparazón del armadillo, que es típicamente indígena. Es ideal visitar el Carnaval de Oruro para apreciar las danzas.

Gastronomía

La mayoría de los platos tiene a la papa como ingrediente principal, especialmente deshidratada, a la que se conoce como chuño. En Cochabamaba pruebe el uchuku, una sopa de ají acompañada de relleno de papa con queso de cabra, arroz, huevo, chuño, carne de pollo y pato, lengua de res y el frito de chilijchi.

Montañismo

Uno de los sitios más visitados por turistas extranjeros es Huayna Potosí, localizada cerca a La Paz. La montaña de roca, hielo y nieve tiene una altura de 6.088 m y se dice que ha sido escalada por todos sus frentes. También se puede hacer biking en un recorrido de 25 km desde la mina Milluni hasta la represa Tuni.

Temas relacionados