Cataluña, un lugar por descubrir

No sólo esconde la majestuosidad de los Pirineos o increíbles playas mediterráneas, sino una oferta de servicios que busca consolidarla como uno de los principales destinos para el turismo de negocios en Europa.

El Parque Güell, una obra de Gaudí, es uno de los íconos de Barcelona. En 2005, la cripta de la Colonia fue declarada Patrimonio de la Humanidad. / Fotos: 123rf

Aunque Barcelona, con las coloridas y llamativas obras de Gaudí, el estilo de vida desenfadado y auténtico de sus habitantes, las playas, la vibrante vida nocturna y una exquisita comida, se roba las miradas de quienes se animan a visitar el nordeste de la Península Ibérica, la región en la que se encuentra, Cataluña, es un paraíso por descubrir.

Desde las impresionantes cimas de los Pirineos, pasando por 580 kilómetros de costas mediterráneas, 12 parques naturales, más de 200 lagos, casi una veintena de estaciones de esquí, hasta ciudades emblemáticas como Lleida, Girona y Tarragona, y decenas de iglesias y conventos Patrimonio de la Humanidad, esta comunidad autónoma de España, cuyo idioma oficial es el catalán, ha conquistado a los amantes de los viajes familiares, deportivos, de nieve, gastronómicos y de salud y bienestar.

Actualmente, y teniendo en cuenta que el trámite para la eliminación de visas para ira a los países de la Unión Europea va por buen camino, Cataluña quiere incentivar las visitas de los colombianos, especialmente de quienes viajan por negocios. Este lunes se dio el primer paso en Bogotá con la reunión de una delegación de más de 80 empresarios y agencias mayoristas nacionales, convocadas por la asociación que las agremia, Anato.

Felip Puig, ministro de Empresa y Empleo de Cataluña, resaltó que “somos un país con más de mil años de historia, abierto al mundo y con una economía dinámica e internacionalizada. Queremos convertirnos en socios estratégicos de Colombia”. Un mensaje que caló entre los asistentes al seminario en el Hotel Hilton y que despertó el interés del ministro de Comercio, Industria y Turismo, Santiago Rojas.

Entretanto, la Agencia Catalana de Turismo se concentrará en promocionar la región más allá de su ciudad estrella, Barcelona. Para este fin de año es un paraje perfecto para quienes deseen pasar una Navidad blanca y divertirse en las concurridas pistas de esquí. En primavera, cuando la vegetación de los Pirineos florece y los parques se llenan de pájaros, resulta un destino apacible para descansar y degustar la comida española.

Y ni qué decir del verano, con las playas repletas de gente y de kitesurfistas, los almacenes con precios increíbles por el cambio de colección y la buena energía que durante todo el año se siente en las calles de este pedacito de paraíso ibérico.

Temas relacionados

 

últimas noticias

Aventura en los desiertos del Perú

Una aventura 4x4 por Quindío