Denver: una ciudad elegante y cultural

Durante cinco días, más de 6.000 personas se reunieron para hacer negocios y promocionar nuevos destinos en Estados Unidos.

En el Complejo de Artes Escénicas de Denver se realizó la fiesta de apertura de IPW, a la cual asistieron más de 5.000 personas de todo el mundo. / Cortesía Evan Semon

Antes de llegar a Denver, la capital de Colorado en Estados Unidos, para asistir a la Feria de Turismo IPW, conocida como International Pow Wow, sólo sabía que era un espacio en el que comerciantes de la industria, entre ellos operadores turísticos, expositores de cada estado, comerciantes y periodistas de todo el mundo se dan cita para conocer los atractivos del país y así promoverlo. Las palabras más acertadas para describirla son “un monstruo de feria”, en el que la planeación, creatividad, emotividad y pasión por mostrar lo mejor del destino fueron los protagonistas.

Cuando aterricé en el aeropuerto internacional de Denver (DEN), el quinto más activo de Estados Unidos, pude observar un techo blanco que aparenta montañas cubiertas de nieve, al igual que las montañas rocosas durante el invierno. En su interior también se contemplan espacios cargados de arte con varias esculturas y diseños muy atractivos. En la terminal principal un grupo de voluntarios del IPW, con chalecos azules y letreros en sus manos, nos llevaron hacia el Centro de Tránsito, allí con boleto en mano empezamos un viaje en tren que duró 37 minutos.

Como ya se estaba haciendo noche no se veía muy bien el paisaje, pero durante el recorrido las autopistas, las siluetas de los edificios y los colores de las luces que cubren la ciudad empezaban a mostrar una belleza que se mezclaba con magia. La última parada fue en Denver Union Station, que está en el corazón de la ciudad y es un lugar en donde los turistas pueden disfrutar de un café, alguna comida o, si prefieren, una buena cerveza. Este lugar es la antesala de una ciudad que tiene planes para los que aman el arte, la rumba y la aventura.

Desde Union Station hasta el sector de los hoteles son aproximadamente cinco minutos en carro. Denver tiene más de 9.500 habitaciones disponibles y maneja una gran variedad de precios y una ubicación privilegiada cerca de los centros de convenciones. Es importante para quienes asisten a viajes de negocios, conferencias o, como en nuestro caso, a la Feria IPW que se desarrolló en el Centro de Convenciones de Colorado, uno de los monumentos históricos de la ciudad y de los más atractivos, pues cuenta con la presencia de un oso azul, con una altura de 12 metros, que siempre está observando hacia el interior de las instalaciones.

El oso está construido con fibra de vidrio y su autor fue Lawrence Argent, uno de los artistas más destacados de la ciudad. Según los habitantes, el oso antes de estar al frente del centro de convenciones su hogar era una de las principales vías de la ciudad, pero por su tamaño, varios conductores se distraían y ocasionaban accidentes. Este oso gigante fue el que nos dio la bienvenida a la Feria IPW, que en su primer día fue un proceso de registro para los periodistas, más de 500 de todo el mundo, y como acto de apertura un brunch en la calle Larimer Square, una de las más antiguas de la ciudad.

En sus cuadras se encuentran restaurantes de chefs independientes o emprendedores que tienen propuestas de comida mediterránea, asiática, latinoamericana y comida experimental. Un ejemplo de ello es Dana Rodríguez, una mujer mexicana que lleva 20 años en Denver y quien empezó su carrera de chef en un restaurante de comida francesa y después de un trabajo persistente logró abrir sus propios negocios en los que promueve la comida latinoamericana. Este es el mes de sabores peruanos, cubanos y mexicanos. Dana hizo parte de los restaurantes que deleitaron a los visitantes. “Nos unimos para mostrar que en Denver hay una buena oferta gastronómica y que sin importar de qué parte somos, muchas veces una carne, un buen chile o determinado plato nos conecta con nuestras raíces”.

Después de recorrer esta calle, repleta de banderitas de todo el mundo, cada periodista tuvo la oportunidad de elegir un tour dentro de la ciudad para conocer algo más de la historia de Denver, visitas guiadas por la ruta de la cerveza, zoológicos y un paseo en bicicleta a las afueras de la ciudad. En este último tomamos una de las vías principales que llevan a Colorado Springs. Por el camino se ven paisajes muy verdes y diferentes outlets para quienes disfrutan hacer compras. Después de 30 minutos de recorrido llegamos a un sendero con varios espacios empinados y otros planos a los que asisten deportistas y amantes de la bicicleta para realizar sus entrenamientos.

Cuatro horas de pedaleo terminaron en el Complejo de Artes Escénicas de Denver, en donde se realizó la fiesta de apertura. Allí grupos musicales, artistas y varios chefs de la ciudad se encargaron de sorprender a los asistentes desde sencillos, pero sabrosos perros calientes, hasta tablas con selectos trozos de jamón serrano y platos con caviar. Dentro del complejo se encuentran 10 teatros con capacidad para más de 10.000 personas que pueden asistir a funciones de ópera, sinfonía, ballet o incluso giras de Broadway. El complejo cuenta con una de las mejores salas acústicas en el mundo.

Denver Performing Arts Complex tiene un impuesto por las artes que recauda más de US$40 millones al año y que se distribuye a 300 organizaciones e instalaciones artísticas. Es un espectáculo poder disfrutar de tanta variedad de arte en un solo lugar y es uno de los atractivos para los turistas que visitan Denver. Los delegados de la ciudad destacaron las actividades que realizan en las montañas, conciertos y eventos deportivos. Esta fue la antesala de la apertura del Media Marketplace, que duró todo un día, en donde representantes de cada estado se reunieron con todos los periodistas, en citas individuales, para mostrar los atractivos de sus destinos y así promover la llegada de más turistas.

En conferencia de prensa, Chris Thompson, presidente de Brand USA –compañía que busca atraer visitantes internacionales al país y patrocinadora de IPW– destacó que el año pasado Estados Unidos recibió menos visitantes internacionales. Según cifras oficiales, mientras el volumen global de viajes internacionales creció 7,9 %, el mercado del país del norte disminuyó durante los últimos dos años, pasando de un 13,6 en 2015 a 11,9%, en 2017.

Un artículo publicado en la revista especializada del IPW señala que una de las razones para esta disminución es, justamente, la mala percepción que tienen los viajeros sobre EE. UU. Por eso esta rueda de negocios es tan importante, pues se logran reunir en la Feria IPW más de 6.000 asistentes de la industria de viajes que tienen la capacidad de promover el destino. En estos cinco días, según una firma contratada por IPW, se realizan 100.000 citas que darán como resultado US$4,7 mil millones en negocios futuros en turismo en Estados Unidos y 8,8 billones de visitantes en los próximos años.

Esta feria fue la edición número 50, que es el resultado de una idea de un grupo de amigos, que en 1968 lideraron la primera reunión del gremio que contó con 67 expositores del país y 69 compradores de 10 países. “Es una feria que requiere mucho trabajo previo. Son dos años planeando y uno antes dedicados a todos los detalles”, destaca Malcom Smith, general manager de IPW, mientras explica que la forma de escoger la ciudad anfitriona es por licitación y que deben cumplir con requisitos mínimos, como tener un lugar para reunir a los asistentes, capacidad hotelera, pero ante todo la pasión por recibir el evento, pues genera costos altos, una logística perfecta y la pasión para hacer que el turista se enamore del destino.

Esta pasión se vio reflejada en cada uno de los eventos, pues más allá de las citas de negocios, también hay algunos espacios para descubrir Denver y poder caminar por el centro histórico de la ciudad, que se caracteriza por sus edificios victorianos, que relatan sus orígenes y el contraste con edificaciones modernas. Denver es un lugar elegante, que en medio de sus calles coloridas nos sumerge en un lugar con mucha cultura.

“Ha sido una feria de lujo. Hemos disfrutado la ciudad y sabemos que vienen buenos negocios. Nuestro reto es seguir promoviendo nuestro país y liderar experiencias que cautiven al mundo. Me piden que dé un consejo para Colombia que en tiempos de paz quiere fortalecer el turismo. Sólo les digo que la planeación es fundamental y que deben llevar a las personas a conocer su país, identificar cada lugar, cada historia y llevarlos a vivir buenos momentos”, puntualiza Malcom Smith.

* Invitación de IPW y Delta.