Ecoturismo y maravillas naturales

Cuatro parajes por descubrir, en donde la naturaleza ha dibujado paisajes extraordinarios. Desde salares hasta desiertos.

El Salar de Uyuni contiene 10 mil millones de toneladas de sal. / Fotos: 123rf

Entre dos mil arcos de piedra

Hace más de 300 millones de años el mar cubría el que es hoy el Parque Nacional de Arches. Con el tiempo el agua que se evaporó dejó un yacimiento de sal bajo el terreno y los movimientos de la tierra formaron 2.000 cavidades rocosas. Actualmente, este accidente natural es uno de los mayores atractivos turísticos del estado de Utah, en Estados Unidos. El Arco Delicado es uno de los más famosos, con 16 metros de altura desde los cuales se observa la zona sur del paisaje. La Roca Equilibrada, con 55 metros de alto, que parece estar a punto de caerse; las Torres de Justicia, compuestas por una serie de columnas, y el Doble Arco, donde se grabaron las primeras escenas de la película Indiana Jones, son otras de las piedras más visitadas y donde aún se conservan algunos petroglifos grabados por la tribu ute entre los siglos XVII y XIX.


Un túnel de árboles

La leyenda cuenta que las parejas que caminan sin soltarse de la mano a lo largo de los tres kilómetros del túnel del amor, en Ucrania, pueden pedir un deseo que se hará realidad. Cada año los enamorados acuden al pasadizo formado por árboles que se encuentra a las afueras del pueblo de Klevan, y prueban su suerte. Este conducto fue moldeado antiguamente por el paso recurrente de un tren que atravesaba el bosque.


El parlamento del siglo X

El valle Pingvellir es uno de los lugares históricos más importantes de Islandia. Allí se fundó en el año 930 el Alþingi, uno de los primeros parlamentos del mundo, donde se dictaron por años las leyes y se realizaron los juicios. Los delincuentes eran castigados en estas asambleas y las mujeres declaradas culpables ahogadas en el río. Debido a su importancia histórica fue declarado Parque Nacional en 1928. Su ubicación entre dos placas tectónicas, la americana y la europea, que cada año se separan 2 cm, y el chorro de agua caliente que alcanza una altura de hasta 30 metros son algunos de sus atractivos geológicos.


En tierras saladas

Al sureste de Bolivia se encuentra uno de los salares más grandes del mundo, con una superficie de 12.000 kilómetros cuadrados. Se trata del salar de Uyuni, que nació hace cientos de años cuando el lago Minchin se secó y dejó dos formaciones hídricas, Poopó y Uru Uru, y el desierto salino. Cada noviembre es escenario de la cría de flamencos, pero la mejor época para visitarlo es de diciembre a marzo, cuando el desierto se transforma en un espejo natural que funde el cielo con la tierra. El recorrido se hace en motos 4x4 y se recomienda vestir ropa abrigada, ya que la temperatura llega a los 8 °C.

Temas relacionados

 

últimas noticias