Ecuador, cada vez más cerca

Mediante una agresiva estrategia publicitaria y la renovación en su marca, el país busca consolidarse como uno de los principales destinos de la región y el mundo.

El año pasado más de un millón de turistas visitaron Ecuador. Doscientos dos mil eran colombianos. Aunque este país se ha hecho famoso por el encanto de las Islas Galápagos, declaradas Patrimonio Natural de la Humanidad e insignia de la teoría de la evolución de Darwin, en los más de 256 mil metros cuadrados de territorio hay una gran riqueza histórica y cultural.

Alemanes y británicos, por ejemplo, viajan con frecuencia para vivir una experiencia emocionante y única: recorrer la Nariz del Diablo en el tren de Alfaro, construido hace más de un siglo, y bajar de 2.800 metros de altura a 600 en cuestión de minutos. También están las ciudades de Quito y Cuenca, consideradas patrimonio cultural de la humanidad. La primera tiene uno de los centros históricos más grandes del mundo y la segunda es uno de los mejores lugares para pasar la vejez.

Todos estos atractivos, además de la riqueza natural de Ecuador (más de 48 volcanes y nevados y unas playas paradisiacas), son los que el gobierno, a través de su Ministerio de Turismo, busca promover entre países como Colombia, Brasil, Argentina, Alemania, Estados Unidos y Reino Unido.

Para ello se lanzó una agresiva estrategia publicitaria, que incluyó un cambio de marca y una inversión de más de US$20 millones; además de pequeñas giras del viceministro de Turismo, Luis Falconí, a naciones como la nuestra para participar en eventos. De hecho, en febrero del próximo año Ecuador será el invitado principal de la Feria de Anato y muy pronto su aerolínea Tame comenzará a volar a Bogotá.

En el marco de esta intensa labor por promocionar a Ecuador como destino turístico, Falconí se reunió con El Espectador para contar los detalles del proceso y las metas para 2012.

¿Cuál es el objetivo de esta pequeña gira por Colombia?

Uno de los mercados claves dentro del plan de ‘marketing’ turístico del Ecuador es el colombiano. En 2010 hubo un crecimiento del 23% de turistas de Colombia y queremos mantener esa cifra. Además, este año se reactivó la Comisión de Vecindad entre ambos países y vamos a participar en eventos como el de Anato.

¿Qué estrategias están implementando para atraer nuevos turistas?

El lanzamiento de una nueva marca de país es la punta del iceberg. Existen más estrategias, como la participación en ferias y eventos internacionales tanto generales como de nicho. Además, lanzamos una campaña muy fuerte en países claves como Alemania, Estados Unidos y Reino Unido; comenzamos a hacer viajes de prensa y familiarización y convertimos la página institucional elecuador.travel en una guía turística electrónica.

¿A cuánto asciende la inversión en promoción turística?

Este año se destinaron alrededor de US$20 millones. Además, tenemos el Fondo de Promoción Turística, que invirtió US$8 millones adicionales.

¿Cuántos turistas extranjeros visitan anualmente Ecuador?

Tenemos un crecimiento interesante. El año pasado la Organización Mundial del Turismo registró un crecimiento del 4% en todo el planeta, nosotros crecimos el 7%.

¿Cuáles son los meses más activos?

Los más fuertes para el turismo colombiano son diciembre y enero; para el turismo internacional, julio y agosto.

¿Qué tanto ha crecido la oferta hotelera?

Alrededor de 98 mil personas trabajan directamente en el sector turístico y hay cerca de 18 mil establecimientos, de los cuales del 10 al 12% tienen servicio de primera y, aunque parezca increíble, esta oferta de lujo se sostiene casi en el 80% con el consumo de los ecuatorianos.

¿Cuáles son los retos para 2012?

Consolidarnos en los países donde se ha generado estructura, abrir una oficina en Corea o China, lanzar un sistema nacional de calidad turística, capacitar a los municipios para que desarrollen proyectos turísticos y presentar una Ley de Costas para declarar áreas protegidas un buen porcentaje de las playas.

Turismo de primera

El turismo de lujo en Ecuador ha crecido significativamente en los últimos años. Además del desarrollo de hoteles spas —con novedosos servicios como piscinas que se alimentan de lava volcánica— y de restaurantes con un elevado nivel gastronómico, el gobierno ha impulsado el rescate de las casas patrimoniales para uso turístico a través de la entrega de bonos de US$5 mil a quienes se animen a restaurar sus viviendas y convertirlas en atractivos para los visitantes.

Sorprendentemente, este turismo de lujo es sostenido en un 80% por el consumo de los ecuatorianos y en sólo un 20% por los extranjeros.

Temas relacionados