El mar con todo incluido

Contrario a lo que muchos creerían, un viaje de una semana a bordo de un crucero puede ser mucho más gratificante y tener un costo similar o menor a unas vacaciones en tierra. Eso lo tiene claro João Paulo Miranda, gerente de desarrollo de negocios para América Latina y el Caribe de Norwegian Cruise Line, quien no ha ocultado el interés de las tres líneas de la compañía que se comercializan en la región por el mercado colombiano.

Los pasajeros pueden elegir itinerarios que pasan por países como Australia (foto), Nueva Zelanda, África o viajes transoceánicos.
Los pasajeros pueden elegir itinerarios que pasan por países como Australia (foto), Nueva Zelanda, África o viajes transoceánicos.

Se trata de barcos que se caracterizan por ofrecerles a los pasajeros (entre 600 y 1.200 personas como máximo) servicios personalizados, una exquisita gastronomía e itinerarios diseñados especialmente para el disfrute de unos días en el mar, en paquetes todo incluido.

“Las personas que buscan los cruceros de lujo tienen buen gusto y un poder adquisitivo bastante alto. El crucero Regent puede ser para los estratos 5 y 6 y el Oceanía para los 4 y 5”, señala Mirada, y agrega que, aunque por el momento no cuentan con puertos en Colombia, hay puntos de embarque cercanos, como Lima, Santiago de Chile y Buenos Aires.

Sin embargo, éste no es un problema porque cerca del 95 % de los colombianos que deciden vacacionar en este tipo de cruceros prefieren ir hasta Europa y recorrer el Mediterráneo o el Báltico, y recientemente ha aumentado la afluencia de nacionales en la ruta que se realiza por Alaska, en Estados Unidos.

Lo que atrae a muchos turistas a adentrarse en el mar son las facilidades que ofrece un crucero que incluye desde las bebidas y las comidas hasta las excursiones en los diferentes puertos a los que se llega durante el recorrido. “Si comparas un crucero de diez noches con unas vacaciones en tierra, en un hotel, seguramente vas a disfrutar más el barco. Tienes todo en un solo lugar y, además, vas a visitar varios sitios en muy poco tiempo”, señala Miranda. Y vale la pena hacer la comparación teniendo en cuenta que se puede optar por un viaje prémium en alta mar desde los US$1.800 por persona y uno todo incluido a partir de los US$3.800.

¿Qué tan lejos está Colombia de ser un punto de embarque de este tipo de cruceros? Aunque para los pasajeros que prefieren estos barcos es muy común tomar un avión hasta el puerto, no hay duda de que poder salir de casa resulta mucho más cómodo. No obstante, el ejecutivo explica que por el momento los puertos de Cartagena y Santa Marta no han sido considerados.

“Antes de tomar una decisión hacemos un estudio socioeconómico con antecedentes y proyecciones a cinco años. Sin embargo, para nosotros es claro el atractivo que tiene una ciudad como Cartagena. Cuando llegamos queda el barco vacío; todos quieren bajar a conocerla”, concluye.

Según Frank Medina, vicepresidente para Latinoamérica y el Caribe de Norwegian Cruise Line, se espera que con la presentación de nuevos barcos se pueda tener un crecimiento del 35 % en el mercado colombiano durante 2016.

Temas relacionados