Giethoorn, la Venecia holandesa

Conocida como la "Venecia holandesa", Giethoorn, un pequeño pueblo holandés, no tiene calles, sólo 90 kilómetros de canales y 176 puentes. Se volvió famoso en 1960 gracias al director de cine Bert Haanstra, quien utilizó este escenario natural para una de sus películas.

iStock

Es tan tranquilo, tan diferente y tiene una belleza tan simple que apenas parece real. Giethoorn, ubicado en el centro de un sistema de canales holandeses en la región de Overijssel, al este del país, casi en el límite con Alemania, es tan sereno que su apodo de la "Venecia holandesa" puede dar una falsa impresión de tamaño, multitudes y comercio.

El pueblo fue fundado en 1.230 por un grupo de refugiados del sur, quienes buscaban un lugar para su asentamiento. Cuando llegaron por primera vez, quedaron asombrados por el gran número de cuernos de cabra que había después de una gran inundación. Por eso el pueblo se llama Geithoorn, lo cual significa "cuernos de cabra".

Sus pintorescas casas con tejado de paja, adornan el pequeño pueblo rodeado de canales donde se deslizan pequeñas embarcaciones que transportan turistas y residentes. La leche, el transporte de los niños hacia sus colegios, el periódico y hasta la correspondencia llega de esta forma.

En esta aldea de agua encantada que parece detenida en el tiempo, el sonido más fuerte que usted puede oír normalmente es el graznido de un pato o cualquier otro ruido de alguna de las aves que acompañan en sus caminatas a los habitantes, en su mayoría adultos mayores, por las coloridas calles del pueblo.

El canotaje ha sido la atracción turística popular de Giethoorn por años, sus 90 kilómetros de senderos de agua lo hacen el lugar perfecto para dar unos paseos mientras se respira aire puro, se oye el sonido de la naturaleza y se siente la suave brisa recorrer la piel.

Aunque hay tours organizados, es más divertido contratar a un pequeño barco que no requiere gran habilidad técnica para operar. También puede disfrutar de un recorrido en bicicleta, pescar, hacer senderismo, visitar los museos o los deliciosos y tradicionales restaurantes. 

Pensando en que el turista debe contar con servicios y atractivos, hay que decir que en Giethoorn no faltan restaurantes y elegantes casas de campo junto a los puentes.

También hay tres museos para visitar, el "Het Olde Maat Uus” permite ver cómo era una granja holandesa en la región hace cien años atrás. El museo "Oude Aarde" está dedicado a las piedras preciosas y minerales. Y el museo "Histomobil" reúne una gran colección de autos, motocicletas y carruajes. Y se puede visitar Schreur, el astillero local.

Si quiere sorprender a su pareja, nada mejor que un romántico paseo en a lo largo de los canales. Y si quiere una foto para el recuerdo, tiene la opción de usar trajes tradicionales y divertirse mientras guarda sus mejores recuerdos.

Uno de los eventos más reconocidos de Giethoorn es el concurso Sterkste man, (el hombre más fuerte) que se celebra el 31 de julio. Mediante 6 pruebas diferentes, los participantes deberán mostrar quien es el mejor para ganar grandes trofeos y tener el honor de figurar como el hombre más fuerte del año.

La manera más directa de llegar a Giethoorn es tomar el tren desde Amsterdam hasta Zwolle, la capital de la provincia de Overijssel, también se puede llegar en auto. El viaje desde la capital de Holanda dura menos de dos horas. 

Temas relacionados

 

últimas noticias

Destinos recomendados para ver las estrellas