Horas de relajación

Para salir de la rutina y dejar al lado el estrés, lo mejor es refugiarse en un lugar tranquilo que además ofrezca tratamientos de salud y belleza.

Una camilla. De fondo, una música que evoca la naturaleza. Alguien vestido de blanco, un olor penetrante a almendra. Quien se acuesta se entrega a un estado de paz y tranquilidad profunda mientras recibe un sinnúmero de toques lentos por su espalda hasta llegar a la planta de sus pies.

Después, se sumerge en un baño burbujeante con sales marinas para quitar la tensión represada. Baja las escaleras y se encuentra con un jacuzzi con chorros de distintos niveles que terminan de relajarla. Al final de la experiencia, llegan hacia ella una variedad de platillos repletos de frutas, ensaladas y jugos naturales.

En Colombia, la mayoría de los hoteles están adaptando sus instalaciones para ofrecerles a los huéspedes tratamientos de un día, que les permitan relajarse unas cuantas horas, o programas completos que incluyen hospedaje y alimentación, además de rituales que apaciguan el alma y liberan el estrés.

En el Hotel Hilton de Cartagena, por ejemplo, hay sauna, baño turco, zonas de descanso y cuatro cabinas de masajes, una de ellas para parejas, con jacuzzi privado. Igualmente, se ofrecen mascarillas y tratamientos faciales para todo tipo de piel, hidroterapias y masajes.

En Bogotá, el spa del Hotel Marriott es un centro de bienestar que busca el equilibrio de quien accede a cualquier tipo de plan, con cuatro posibilidades de terapia corporal que estimulan la circulación, relajan los músculos y alivian las tensiones acumuladas.

El JW Marriott, por su parte, tiene un portafolio de servicios de cinco rituales personalizados, cinco masajes y dos procedimientos especiales que incluyen sales de La Guajira o productos a base de café que despiertan los sentidos.

A casi tres horas de la capital, rodeado de verdes montañas y un gran lago, está el Hotel Sochagota. Allí, la atracción principal es el agua termal que se utiliza en varias piscinas. Además, se ofrecen terapias con lodo extraído de la misma fuente volcánica, para mejorar las inflamaciones, los dolores articulares y los distintos problemas de la piel.

En Medellín, por su parte, el Hotel Diez brinda un novedoso tratamiento facial a base de caviar que regenera profundamente la piel, la rehidrata y contribuye a su elasticidad. Lo cierto, es que visitar cualquier hotel spa consiste, sobre todo, en hacer una pausa en la cotidianidad y darse un tiempo, ya sea corto o largo, en soledad o en pareja, para sí mismo.

Temas relacionados