"El joropo es la altanería del llanero": Cholo Valderrama

hace 0 sec

Isla de Utila, un sueño caribeño

A tan sólo 30 kilómetros al norte de la costa Caribe de Honduras este lugar, conocido mundialmente por las maravillas naturales que esconden sus profundidades marinas.

La isla Utila, considerada una de las mejores para el buceo, tiene 49,3 kilómetros cuadrados de superficie. / María Camila Peña

Mucho se ha oído hablar en el Caribe sobre piratas, pero poco acerca de lugares como Utila, en donde todavía habitan sus descendientes. Allí no es coincidencia encontrase con los Morgan, Jackson, Sharp o Coxen, ni que el lenguaje más común sea el inglés.

La isla, ubicada en el Caribe hondureño, es un paraje multicultural en el que cohabitan los primeros pobladores con las generaciones provenientes de los esclavos, algunos hondureños y los nuevos migrantes, la mayoría americanos de avanzada edad que disfrutan de sus días de retiro. Utila también es el lugar predilecto de los buzos que llegan a sumergirse en la segunda barrera de coral más grande del mundo, después de la australiana.

Asentada en el borde de la plataforma continental, cuenta con uno de los mejores sistemas de arrecife. Según la Bay Islands Conservation Association, en sus aguas se han identificado el 98% de las especies que habitan el Caribe. Algunas de las más representativas son los tiburones ballena y nodriza. El paisaje submarino está compuesto por formaciones coralinas de diferentes tamaños, colores y texturas, así como llamativos peces.

Con tan sólo 11 kilómetros de longitud y cuatro de ancho, Utila forma parte del conglomerado conocido como las Islas de la Bahía. Además de la barrera de coral, en sus alrededores se encuentran pequeños cayos solitarios, algunos con playas de arena dorada y aguas cristalinas como Water Cay, en donde se realizan excursiones diarias. El kayac es otra de las actividades populares.

Al interior se encuentra una extraordinaria red de manglares, que sirve de hogar a varias especies de aves migratorias. Para los caminantes, el lugar predilecto es Pumpkin Hill, la única formación montañosa de Utila, que hace años fue un volcán, desde donde se observa una majestuosa vista panorámica.

En las noches los bares y restaurantes son los protagonistas. La oferta gastronómica se rige por los gustos americanos: carnes a la parrilla, hamburguesas, papas a la francesa, pizza, nachos, etc. Para salir de fiesta no importa el día de la semana, la rumba va hasta la madrugada y, por lo general, termina en la playa.

El mejor momento del día, sin embargo, es el atardecer. El sol comienza a bajar a las cinco de la tarde, justo cuando llega el ferry. Luego, en cuestión de minutos, el cielo se torna rojo y violeta, sale la Luna, las nubes corren siguiendo el ritmo de los vientos y aparecen las primeras estrellas en un firmamento extenso que se confunde con el mar.

 

Temas relacionados