La Navidad en las calles de Boyacá

En Boyacá, la época decembrina se ve, se respira y se degusta. Esta es la primera parte de un recorrido por 13 municipios del departamento que sorprenden con sus luces y el carisma de su gente.

Panorámica de Corrales, uno de los pueblos más visitados de Boyacá durante esta época. Rafael Herrera

Llegar a Boyacá es hacer un viaje a los tiempos coloniales, es recorrer un rincón del planeta con angostas calles empedradas que se detuvieron en el tiempo y que aún siguen respirando ideas libertarias. Boyacá es para los colombianos el origen de su historia y para los extranjeros un emocionante territorio en el que convergen milenarios monumentos que relatan la libertad de un pueblo con asombrosos paisajes de verdes montañas que acompañan los días soleados y las noches frías.

Recorrer el pasado de Colombia a través de un departamento se puede hacer en cualquier época del año. Sin embargo, es en diciembre cuando la magia salta a la vista, con imponentes decoraciones navideñas que iluminan parques, senderos, calles y veredas para guiar a los turistas por la famosa Ruta Navideña que organizan año tras año y con evidente cariño los boyacenses.

Existen diferentes formas de hacerla. En total son 11 provincias las que les abren las puertas a los visitantes con actividades que van desde la tradicional celebración del Día de Velitas hasta las infaltables fiestas patronales que se celebran en distintos municipios de manera simultánea, pasando por desfiles como el de los muñecos de Año Viejo que se ven en Iza y cuidadosos pesebres gigantes instalados en los parques principales.

Algunos lugares imperdibles son en el Parador del Altiplano, ubicado en Ventaquemada, ideal para iniciar el recorrido con el inigualable sabor de la arepa boyacense, acompañada de agua de panela con queso. El primer pueblo que no pueden dejar de visitar es Tuta; en la plaza central, un cuidadoso pesebre con exquisitos detalles llama la atención de los visitantes más curiosos; hasta el 24 de diciembre el municipio celebrará el Festival Folclórico de Danza y Música.

La segunda recomendación es Iza, que también celebrará el Aguinaldo Izano hasta el próximo 24 de diciembre y el 31 tendrá el desfile de Muñecos de Año Viejo. Iza es un típico pueblo boyacense de calles angostas, donde todo confluye alrededor del parque central; allí está ubicado el pesebre que, se caracteriza porque las personas hacen un recorrido inmersos en él. De este municipio no se pueden ir sin probar los famosos postres que venden en la Calle del Dulce.

Si el plan es maravillarse con decoración navideña, la sugerencia es Firavitoba. Desde la llegada se respira un ambiente de fiesta gracias a la iluminación inspirada en los jardines venecianos que se observa en todas las calles y en el parque, sumada a la increíble energía de su gente. Niños, jóvenes y adultos mayores están enfocados en mostrar el trabajo que hicieron meses atrás y en dar a conocer los productos que los identifican. Aquí la gastronomía sabe a unos amasijos como pan, mogollas y almojábanas en horno de leña y de bebida el recomendado masato firavitobense.

Otro lugar que irradia con su iluminación es Corrales. El ambiente decembrino se siente unas cuadras antes de llegar. Durante el tradicional Aguinaldo Corraleño, los habitantes les demuestran a propios y visitantes un mosaico de luces que engalanan su arquitectura colonial representativa de la región. La mejor vista de Corrales se obtiene en la parte más alta del pueblo, todo el camino está iluminado y lo pueden hacer niños y adultos mayores.

Recorrer Boyacá durante esta época exige tres cosas básicamente: paciencia, porque tanto las vías para llegar a cualquier municipio están congestionadas, como las calles de cada uno de ellos repletas de colombianos y extranjeros que llegan para hacer los distintos recorridos. Estado físico, porque son largas horas las que se van entre un pueblo y otro, con pendientes y bajadas, y finalmente exige ir dispuestos a todo; a las frías noches que merecen el abrigo de una tradicional ruana y a antojarse en cada esquina de la deliciosa gastronomía característica de este departamento de Colombia.

El próximo miércoles les contaré cómo se vive la Navidad en Nobsa, Duitama, Ramiriquí, Jenesano, Turmequé y otros lugares que no pueden dejar de visitar en esta época.

*Invitación de Cotelco.

Temas relacionados