Los aeropuertos de 2030

Los viajeros esperan estar informados, conectados y seguros, especialmente cuando están en el aeropuerto. Estas expectativas continúan creciendo y nuestra más reciente investigación, “Future Traveller Tribes 2030: Beyond Air Travel”, profundiza en cómo los seis tipos de viajeros que se han identificado podrían transformar otros segmentos de la industria.

Por diferentes razones, que van desde las frustrantes filas de seguridad hasta los elevados precios de productos como el agua, los viajeros parecen temerle a la experiencia del aeropuerto. Sin embargo, hay oportunidades para que los pasajeros cambien estas percepciones. Pensando en los amantes de la comodidad, por ejemplo, la señalización digital, las aplicaciones con traductor, la conexión gratuita a internet y url seguras son fundamentales para satisfacer su necesidad de estar todo el tiempo conectados a sus dispositivos.

Para los turistas culturales, que buscan puntos de salida y de llegada más pequeños, menos comerciales, para evitar las multitudes; el desafío estará en los mensajes de marketing inclinados a lo alternativo.

En cuanto a los viajeros que se conocen como buscadores de capital social, su voluntad por compartir información personal los convierte en el sueño de un comercializador. Son receptivos a los mensajes de marketing, siempre y cuando sean relevantes, por eso los operadores de los aeropuertos y sus socios tendrán el reto de desarrollar estrategias que garanticen el disfrute de una buena experiencia al viajar.

Por otro lado, los cazadores del lujo buscan evitar las filas de seguridad habituales, los procedimientos de check-in y la espera en la sala de abordaje. Los aeropuertos ya ofrecen algunos de estos servicios para la realeza y celebridades de la lista A. Pero los cazadores del lujo esperan ser tratados de la misma manera y pagarán por ese privilegio.

En el caso de los viajeros por obligación, que deben desplazarse con frecuencia por cuenta de su trabajo, el aeropuerto es un elemento funcional y por eso esperarán que iniciativas como el esquema de Trusted Travels de Estados Unidos se aplique en todo el mundo. Un fácil check-in o que pueda hacerse por Bluetooth son esquemas que aprecian.

Finalmente están los trotamundos comprometidos, a quienes les preocupa que sus viajes sean lo más sostenibles posible. Para satisfacer esa expectativa, los aeropuertos deben tomar medidas para reducir los efectos negativos sobre el ambiente de sus operaciones y comunicar estos esfuerzos.

América Latina es un mercado relativamente inmaduro, con gran potencial de crecimiento, y eso significa que los aeropuertos tienen que lidiar mejor con los nuevos usuarios que están optando cada vez más por el transporte aéreo. Sin embargo, cuidar de estas tribus de viajeros es una exigencia en cualquier parte del mundo para los aeropuertos que quieran ser un espacio de buenas expectativas y no un martirio.

* Director de negocios para compañías aéreas y aeropuertos, Amadeus Latam.