Viaje al placer

Los secretos mejor guardados de Lima

Perú ha sido elegido cinco veces como el Mejor Destino Culinario del mundo. La oferta es tan amplia y sus platos tan exquisitos, que encontramos muy buenas opciones en pequeños y escondidos lugares que no tienen nada que envidiarles a otros más populares.

/ Getty Images

Sería necesario escribir todo un periódico para hablar de todos los recomendados de Lima. Quizá por eso hay tantos libros de gastronomía peruana, todos con tanto éxito. Cada rincón, cada distrito de la ciudad, es un mar de posibilidades. En Barranco: Canta Rana, Cala, Tío Mario. En Miraflores: Brujas de Cachiche, Huaca Pucllana, El Pez On, El Pan de la Chola, Café de la Paz y La Lucha, la “sanguchería” que llegó recientemente a Bogotá; y por supuesto Central, el cuarto mejor restaurante del mundo; Maido, el octavo, y Astrid & Gastón, en la posición 33, son otras opciones que se ajustan a todos los gustos y bolsillos. Lima, un viaje al placer, una ciudad a la que siempre querrá volver.

Felicidad, en Al Toke Pez

En este pequeño y modesto lugar ubicado en el distrito de Surquillo, sobre la Avenida Angamos, queda demostrado, que, como decía George Bernard Shaw, “no hay amor más sincero que el amor a la comida”. Su combinado: ceviche mixto, chicharrón y arroz con mariscos, llega al corazón. Además, su precio es incomparable: 17 soles, 15.000 pesos aproximadamente, por un manjar.

Abre todos los días de 11:30 a.m., a 3:30 p.m. Le bastan esas pocas horas para satisfacer el paladar de decenas de locales y extranjeros que cada día buscan un espacio en las 10 o 12 sillas de la pequeña barra, donde sentirá el calor del fuego y la amabilidad de quienes lo atienden. 

De bebida solo sirven una deliciosa chicha helada, la carta no es muy variada, no hay parqueadero y solo reciben efectivo, pero Al Toke Pez no necesita nada más que su comida fresca, sus finos cortes, su arroz de perfecto ahumado y textura melosa. 

Tomás Matsufuji está al mando del fogón y aunque no es de las barras cevicheras más atractivas a simple vista, cada día gana seguidores. Tantos, que el pequeño local se recomienda en las plataformas de viajes más importantes del mundo, como Booking o Trip Advisor, y en periódicos como The New York Times. 

Al Toke Pez es todo lo mejor de un restaurante: respeto por el producto, buena técnica en la cocina, trato amable, porciones adecuadas, precio económico y el mejor recuerdo que atraviesa el paladar y llega hasta el corazón. 

Todo es pesca del día, son minutos de felicidad. Hay que comer rápido, la gente no quiere esperar más. 

Amor, en Sonia

Por la comida, por la pareja, por las letras, por el mar, por la buena atención. En Sonia, todo es amor. Desde hace 37 años, cuando abrió sus puertas al público en el mismo sitio donde está hoy, Sonia, al lado de su madre, tías y tíos pescadores, y además grandes cocineros, aprendió los más celosos secretos de la cocina de mar tradicional.

Ahí, en el distrito de Chorrillos, también conoció a Freddy, un pescador que puso el otro condimento para que, desde muy jóvenes, surgiera el amor entre los dos. 

Entre rema y pesca, Freddy también teje y escribe: “Alimento a mi pueblo con pescados del alba”, es uno de los versos que se ven en el restaurante, y que los fines de semana, en medio de la gente, lee. 

Hay que golpear la puerta para entrar. No tiene letrero a la vista, pero está Caracol, el barco de pesca de Freddy, que le muestra que llegó. Adentro la decoración es auténtica, cálida y colorida. Un abrazo de Freddy, la simpatía de quienes atienden, el olor a especias peruanas y la sonrisa de quienes prueban cualquier bocado harán especial su visita.

Para algunos románticos y amantes del mar, conocer a un simpático pescador que también fuera poeta, o al menos lo intentara, sería un desafío, yo ya conozco a dos. En Sonia, cualquiera queda rendido con su sazón y sabor. Entre ellos, el reconocido chef peruano Gastón Acurio, quien lo ha recomendado en varias oportunidades. 

El mushiame de atún: láminas de atún seco bañado en aceite de oliva, orégano, choclo desgranado y palta (aguacate), lo recomienda Sonia y lo recomiendo yo. Acompáñelo con un chilcano, el refrescante coctel peruano a base de pisco, y prepárese para guardar esa experiencia en lo profundo de su corazón. 

 

Siete bares de Lima para beber cervezas artesanales

Además, ¿sabía que en el Perú hay más de 20 cervecerías fabricando 70 cervezas diferentes? La cerveza cada día atrae más adeptos ya sea por su sabor, su bajo nivel alcohólico o sus propiedades antioxidantes. Es, además, la perfecta compañera de platos tradicionales peruanos como el ceviche o los anticuchos de corazón o de su deliciosa cocina nikkei.

Tanto ha crecido esta industria que desde hace un par de años se celebra en octubre la Lima Beer Week, que busca incentivar y difundir el consumo de cerveza artesanal en la ciudad a través de una serie de eventos en lugares variados y para públicos diversos durante 10 días.

A continuación, una selección de bares limeños donde puede disfrutar de esta refrescante bebida.

Centro Histórico de Lima: Mi Tercer Lugar. Por años fue el único bar en el Centro de Lima que ofrecía permanentemente cerveza artesanal peruana. Hoy, en su amplio local en Jirón Carabaya, se sirven desayunos, almuerzos y piqueos que puedes acompañar con las más de 80 variedades de cervezas que aquí encontrarás (negra, de trigo, rocoto, frutas y miel).  La música es variada y los fines de semana tienen shows en vivo.

Miraflores: Nuevo Mundo Draft Bar. Este bar ubicado en la Av. Larco 421, Miraflores, tiene un ambiente ideal para cerrar el día con una buena Panam (Belgian pale ale), una de las cervezas más premiadas de Nuevo Mundo, junto con unas quesadillas de la casa. Además, ofrece todos los viernes visitas guiadas y degustación gratuita en su planta de Surquillo, una buena oportunidad para aprender un poco más sobre la elaboración de esta bebida.

Miraflores: Barranco: BarBarian Bar. Su Red Ale -hecha a partir de tres lúpulos- fue la primera cerveza artesanal que se vendió en Lima, fabricada en un garaje por tres jóvenes socios. Hoy, en sus dos locales de Miraflores y Barranco encontrarás hasta 25 diferentes cervezas servidas de barril y comida hecha también a base de cerveza, en la que destaca su hamburguesa de queso azul: MIA. Además, también es un lugar para vivir eventos deportivos, como los partidos de fútbol del próximo mundial.

Miraflores: Cañas Premium Beers. Casi escondido y en un ambiente agradable, este local se caracteriza por ofrecer cervezas artesanales peruanas, así como una buena selección de cervezas extranjeras. Las belgas y alemanas como siempre se destacan. Estás ubicado en la calle General Borgoño 149, Miraflores.

Barranco: Barranco Beer Company. Una cervecería-bar donde se sirve la cerveza directa al vaso, sin filtrar. También preparan ‘choptails’ (cocteles a base de cerveza) acompañados de piqueos. Si no sabes qué cerveza pedir, puedes escoger el sampler para degustar las variedades que tienen disponibles. Para comer, ofrecen pizzas caseras hechas con masa de malta, sándwiches, empanadas, choripanes, papas bravas y tablas para compartir.

San Isidro: Superba. Es un negocio familiar que abrió sus puertas en 1938, en la Av. Petit Thouars 2884, y que ofrece los platos más representativos de la comida criolla e italiana. Aquí podrás encontrar las marcas de cerveza artesanal peruanas que existen en el mercado y una gran oferta de cervezas importadas. Los tradicionales sándwiches de bistec apanado montado con huevo frito son un imperdible de la carta del bar, que suele estar amenizado por una antigua rocola.

Jesús María. +51 Cervecería. Ubicado en el Jr. Huamachuco 1479, su carta es elaborada en su propia planta que está ubicada al lado del local, donde procesan cuatro tipos de cervezas: Inti, Asiri, Qori y Aritatay.  Además, cuenta con una amplia y variada carta de sandwiches, entradas, piqueos y platos de fondo.