En el departamento de Boyacá

Manoa, un parque para aprender sobre la cultura muisca

A 15 minutos del municipio de Paipa se encuentra este parque temático que enseña sobre la cultura muisca a través de actividades de arborismo y habilidades físicas y mentales.

Las actividades de arborismo son las más apetecidas por los visitantes del parque. También hay planes de habilidades mentales. / Cortesía Manoa Parque Temático

Sobre un tapete verde de vegetación, ubicado en la vereda El Hato del municipio de Tuta, a 15 minutos de Paipa (Boyacá), se encuentra Manoa Parque Temático. Un espacio para toda la familia en el que aprender de la cultura muisca consiste en llenar el cuerpo de adrenalina. Desde la llegada, rodeada de montañas con el típico clima boyacense, da la sensación de que será una experiencia diferente. Al ingresar ya es un hecho. La bienvenida al parque consiste en un breve ritual en el que las personas piden un deseo y recitan unas frases, orientados por los guías.

Una vez en el parque, las personas eligen por dónde empezar. Hay actividades para todos los gustos. Pueden escoger entre hacer el recorrido por el laberinto temático más grande de Colombia (12 km cuadrados), que representa el calendario sacerdotal de la cultura muisca. El tiempo total del recorrido es de hora y media, en la que los visitantes encontrarán desafíos, obstáculos y mitologías que lo irán guiando a la salida. O podrán elegir otras estaciones temáticas, como juegos para niños, senderos ecológicos o cabalgatas.

Para los amantes de la adrenalina y los deportes extremos, la recomendación es hacer arborismo, modalidad de turismo de aventura que implica el desplazamiento entre los árboles. Son tres niveles de dificultad en los que las personas con una estatura superior a 1,20 caminan entre tablas movedizas, cuerdas inestables y túneles de cabuya; trepan árboles y escalan paredes, todo esto a una altura de 25 metros. Dos apuntes: el primero, si se considera una persona nerviosa, haga sólo el primer recorrido, que de por sí ya genera bastante adrenalina. Lo segundo, puede estar tranquilo por la seguridad, pues el parque cuenta con un sistema que mantiene a la persona sujeta todo el tiempo de las cuerdas y que les permite a los guías ayudar a bajar a quien no desee continuar en el trayecto.

Las tarifas están sujetas a lo que el visitante quiera adquirir. Venden tres tipos de pasaportes: el básico, que cuesta $21.000 para los niños entre 5 y 12 años y de $23.000 para los adultos; el de aventura, que incluye el fuerte muisca, carros eléctricos, inflables, barcos y ajedrez, y tiene un costo para niños de $31.000 y para adultos de $37.000, y el pasaporte extremo, que permite el acceso a todas las actividades del parque y cuesta $44.000 para niños y $60.000 para adultos. Las personas mayores o con movilidad reducida ingresan a mitad de precio.

En Manoa todo está enfocado hacia el rescate la lengua y la cultura muisca. Lo que lo convierte en un espacio de historia, encaminado a la lúdica y la diversión. De hecho, hay algunos guías dentro del parque que enseñan palabras muiscas y cuentan historias de expresiones que hemos tomado con naturalidad, como chicha, que tiene su origen en esta cultura. Pero no todo el parque exige movimiento: quien prefiera simplemente un día de desconexión en medio del silencio puede recostarse en las hamacas o hacer actividades de habilidad mental.

Una recomendación es que, por tratarse de un lugar en contacto con la naturaleza, es importante llevar gorra, bloqueador solar, gafas, chaqueta y ropa cómoda, deportiva o de montaña. Otra sugerencia es utilizar pantalón y camisa manga larga para evitar raspaduras.

* Está abierto los fines de semana y los lunes festivos.

745387

2018-03-20T17:00:47-05:00

article

2018-03-20T17:07:15-05:00

[email protected]

none

marcela díaz sandoval

Mundo Destinos

Manoa, un parque para aprender sobre la cultura muisca

54

3537

3591