Miami no es sólo shopping

Una nueva cara, más cultural, es la que quieren mostrar hoy sus habitantes. Una ciudad para todos los gustos.

La magia que se respira en Miami, ciudad ubicada al sureste de Florida, es indescriptible. Su poder latino (más de 50% de su población) la hace especialmente atractiva para los visitantes colombianos. Considerada una ciudad global, centro financiero y comercial, y el puerto que alberga el mayor volumen de cruceros del mundo, la cara que quieren promover hoy sus pobladores y agentes de turismo es que Miami no sólo es shopping.

Y aunque es innegable que la rumba y las compras (a muy buenos precios y las mejores marcas) son capitales que la ciudad ha sabido solidificar a las mil maravillas, sus planes culturales y de entretenimiento son en la actualidad dos de sus mayores enfoques.

Así que hoy exhiben con orgullo el Adrienne Arsht Center, un complejo para las artes escénicas dedicado a ópera, ballet y conciertos de todo tipo (en meses pasados se presentó el colombiano Jorge Celedón). Consta de tres salas: el teatro clásico Sanford and Dolores Ziff Ballet Opera House (con capacidad para 2.400 espectadores), la sala de conciertos Knight Concert Hall (2.200) y el Black Box Studio Theater, para teatro experimental, que puede albergar a 200 espectadores. También brilla con luz propia la academia New World Symphony Center, que concentra anualmente a estudiantes de música de todo el mundo, quienes, a través de una beca, reciben clases, vivienda y estudios.

En el recorrido cultural por Miami, se encuentra el Monumento al Holocausto, inaugurado en 1990 y dedicado a los seis millones de judíos que fueron asesinados por los nazis en Europa. Su ubicación, Miami Beach. La estatua es una mano de bronce de 13 metros de altura en la que están grabadas figuras humanas atormentadas. En el lugar hay un oscuro túnel de piedra con los nombres de los campos de concentración grabados en las paredes.

También en Miami Beach, los turistas pueden disfrutar de las bellas playas, así como de los mejores restaurantes de la ciudad.

Y para vivir justamente el ambiente latino, nada mejor que visitar la famosa Calle Ocho, un barrio cubano en donde hay centros culturales y musicales de la isla, así como su comida y tradición. Llama la atención una esquina, en un lugar abierto, donde todo el día cientos de isleños juegan dominó. Son la atracción del sector; cientos de turistas se paran allí para admirar su versatilidad.

Y después de disfrutar de la riqueza cultural de Miami, fundada el 28 de julio de 1896, pues sí, no se puede despedir de ella sin asistir a sus múltiples centro comerciales para llevar regalitos a casa. Y para los amantes de los deportes, sin duda hay que pegarse la pasadita por los estadios Sun Life, donde juegan los Marlins de Florida (béisbol) y los Miami Dolphins (fútbol americano) y el American Airlines Arena, sede de los Miami Heat de la NBA.

Temas relacionados