Colombia2020 y Rutas del Conflicto lanzan plataforma para seguir el pulso al acuerdo de paz

hace 2 horas

Montañas de adrenalina en México

Con 50 atracciones y dos millones anuales de visitantes, este complejo es uno de los mejores parques de diversiones de Latinoamérica.

Batman the Ride es una montaña rusa suspendida que alcanza los 80 km/h. / Flickr:cezzie901

 Fueron miles las personas que quedaron conmocionadas cuando, a mediados de los años noventa, una película hacía evidente un tema que hasta entonces, para muy pocos, resultaba preocupante: el cautiverio animal. Lo hacía tomando como protagonista a una orca, una especie acostumbrada a nadar a sus anchas por el océano, pero que tenía que limitar su enorme cuerpo a las paredes de un acuario.

Liberen a Willy, como se llamó, generó dos reacciones inmediatas más allá de su calidad cinematográfica: la de varios grupos ambientalistas que deseaban que la ballena tuviera un verdadero final feliz y la de un público que descubrió un fascinante parque mexicano que nunca antes había tenido tal relevancia internacional.

Desde aquella época el entonces llamado El Nuevo Reino Aventura empezó a recibir a cientos de visitantes que, día tras día, iban hasta las faldas del volcán Ajusco para conocer el lugar donde había sido filmada. La promoción fue tal, que a finales del siglo XX una de las más reconocidas empresas de parques de diversiones del mundo compró ese espacio por US$59 millones. Así, en abril de 2000, México se convirtió en el primer país en tener un Six Flags fuera de Estados Unidos y Canadá.

Y aunque después vendrían los de España y Francia, que se sumaban a los de Texas y Nueva York, nada impidió que el mexicano fuera el parque temático más visitado de Latinoamérica. Sólo en 2010 recibió un poco más de dos millones de personas que pudieron experimentar lo mejor de sus 50 atracciones, entre las que se encuentran ocho montañas rusas y una serie de parajes que representan épocas y personajes de Hollywood.

Uno de los grandes atractivos de este complejo es Batman the Ride, una serie de vagones que, a una velocidad extrema, hacen giros inesperados en medio de un ambiente oscuro y frío conocido como Ciudad Gótica. Otra atracción que divierte a grandes y pequeños es Supermán, una montaña rusa que alcanza los 120 kilómetros por hora.

Así como se puede conocer a los protagonistas más aclamados del cine estadounidense y los pueblos vaqueros de finales del siglo XIX, también existe la posibilidad de desplazarse por pueblos suizos, franceses, mexicanos y de la Polinesia, a través de juegos que incluyen recorridos por ríos, pistas automovilísticas, sillas voladoras, catapultas y senderos que tienen ilusiones ópticas y sensaciones de vértigo.

Además de contar con una infinita lista de atracciones extremas, cada metro del parque sirve de escenario para el desarrollo de eventos culturales que vale la pena disfrutar en familia. Shows musicales, conciertos, nado con delfines, un completo serpentario, el circo, un asombroso mundo marino y construcciones que recuerdan dibujos animados de Warner Bros forman parte de Six Flags, el lugar ideal para aquellos que buscan una experiencia llena de adrenalina y diversión.

Temas relacionados