La nueva atracción de la Feria de las Flores

En la fiesta paisa, que se extenderá hasta el fin de semana, se lanzó la Plaza de las Flores, una iniciativa que espera destacar lo mejor de la tradición silletera. Gastronomía, baile y pétalos harán parte de este espacio, que estará abierto entre el 2 y el 6 de agosto en Medellín.

Los silleteros son considerados el símbolo tradicional de la Feria de las Flores. /Cortesía

Las tradiciones, las costumbres, los gustos de una pequeña población se transformaron en los anhelos de crecimiento acelerado de una ciudad. Llegaron nuevas lógicas de mercado, se desarrolló la tecnología y surgieron oportunidades. El número de personas que se dedican a cultivar flores y a jugar con ellas en una silleta para darles vida a obras de arte, se redujo considerablemente. Ser silletero dejó de ser un oficio llamativo para las nuevas generaciones.

Sin embargo, la tradición intenta sobrevivir y cada agosto los paisas y miles de turistas se reúnen en Medellín para presenciar la Feria de las Flores, cuyo protagonista es un desfile inigualable, lleno de color, de sabiduría y de manos callosas, el legado de ser un artesano.

Con el objetivo de exaltar la cultura silletera e intentar transmitírsela a los más pequeños, la Secretaría de Cultura planeó una serie de estrategias con las que espera exponer su gastronomía, juegos, artesanías y hasta bailes. Tal vez su mayor apuesta para alcanzar ese propósito es la Plaza de las Flores, una iniciativa para “entregarle a la ciudad un espacio que nunca ha tenido: un lugar superpaisa, con sabor montañero”, explica Natalia Martínez, gerente de la Feria.

Las personas tendrán la oportunidad de acompañar a los silleteros y establecer una relación más íntima con ellos, pues presenciarán el proceso de creación de las populares silletas: cómo se arma la base de madera, la selección de las flores y de la imagen que quieren plasmar.

Este nuevo espacio de 27.000 metros cuadrados estará ubicado en Ciudad del Río, frente al Museo de Arte Moderno, y se abrirá desde el martes 2 de agosto hasta el sábado 6 de agosto, entre las 11:00 de la mañana y las 11:00 de la noche. Según los cálculos de la Alcaldía, de 10.000 a 12.000 personas recorrerán pasillos adornados con silletas, flores y animados por eventos culturales. La entrada es gratuita.

Gustavo Torrijos

Y habrá de todo. Desde grandes y pequeñas marcas que mostrarán sus mejores productos, hasta una larga programación artística. “Tendremos un escenario central y un teatrino más pequeño. Si algo queremos, es posicionar a los artistas locales y por eso estarán todas las disciplinas: música, títeres, teatro, danza, trovas”, cuenta Martínez.

Otro de los motivos por los que vale la pena visitar este nuevo lugar es la presencia de los mercados campesinos, que se realiza hace años y reúne a los pequeños emprendedores de los corregimientos.

Diana Grajales, directora de la Corporación Flores del Silletero, está convencida de que la Plaza servirá para resaltar la labor de los silleteros, declarada Patrimonio Cultural Inmaterial de la Nación hace un año. Si bien considera que hacía falta un escenario para enaltecer este oficio, asegura que aún se necesitan más iniciativas para que “no solo se piense en los silleteros en agosto”.

Y denuncia que muchos de los campesinos no tienen hoy seguridad social o salario fijo, y sobrevivir con lo que hacen en un mes es muy difícil. “Nuestros cultivos son ancestrales, entonces no son competitivos. Se necesita un soporte para que los campesinos y sus hijos sigan interesados en la tierra y la vean como una forma de vida rentable”.

Grajales cuenta que para este año se está impulsando más el turismo en el corregimiento de Santa Elena. Con recorridos por las fincas, que incluyen transporte y alimentación, esperan conquistar a los viajeros en todas las temporadas del año y demostrarles que aunque las generaciones han cambiado, lo local, lo artesanal y lo tradicional aún conservan un espacio relevante en nuestra sociedad.

 

 

últimas noticias

¿Donde nadar con tiburones?

Aventura en los desiertos del Perú

Una aventura 4x4 por Quindío