La riqueza desconocida de Tierra Bomba

Esta isla alberga tres tesoros de la Colonia que fueron claves en la defensa contra los ingleses.

Esta es la entrada del Fuerte de San Bernardo de Bocachica. / iStock

i sale de Cartagena en una embarcación, probablemente se tropezará con una isla que para muchos es desconocida, a pesar de albergar una invaluable riqueza histórica. Se trata de Tierra Bomba, a 45 minutos de la capital de Bolívar, donde están ubicados el Fuerte de San Bernardo de Bocachica y las baterías de Ángel San Rafael y Santa Bárbara, que datan de la época colonial.

San Bernardo de Bocachica es una fortificación construida en 1753 por los ingenieros Mac Evan y Antonio de Arévalo, con mano de obra de los esclavos. Tiene forma de herradura hacia el mar y dos grandes baluartes en el frente norte, que son conocidos como Rey y Reina.

En el Baluarte del Rey va a encontrar 13 cañones, aljibe, tendal y garita. En el de la Reina, con un tamaño más pequeño, solo hay una garita, un aljibe y ocho cañones con los que se defendía el lugar por tierra.

Con esta edificación, hecha en su mayoría a base de piedra, se esperaba proteger el Canal de Bocachica, que era la entrada a Cartagena de Indias, y sobro todo al Castillo San Luis de Bocachica, que siempre estuvo amenazado por los ingleses, quienes soñaban con dominar este lugar estratégicamente ubicado.

Antes de erigirse la fortaleza, aquí estuvo situado el Castillo San Luis de Bocachica, que fue destruido durante la Guerra del Asiento, bajo el fuego de artillería y navíos ingleses.

¿Por qué vale la pena visitar este fuerte? Es una deuda del país rescatar este pedazo de la historia que a veces no se cuenta con frecuencia, pero que posicionó a Cartagena como una de las ciudades más importantes durante la Colonia.

Además, desde allí hay una linda vista de la isla y muy cerca, sobre el cerro, está la Batería del Ángel San Rafael, compuesta por una media luna irregular y rodeada de un profundo foso seco, una casa, un tendal, una garita, un aljibe y la antigua cocina de la guarnición.

Fue construida con el objetivo de evitar que el enemigo llegara a tomarse el cerro y por eso también cuenta con un túnel de 600 metros de largo, cuatro metros bajo tierra, que la conecta con la Batería de Santa Bárbara. En esta última se pueden visitar las habitaciones de las tropas, el cuerpo de guardia y un almacén para pólvora.

Al finalizar el recorrido por las edificaciones de piedra, vale la pena disfrutar de las playas. Palmarito y Playa Linda son algunos de los sitios donde descansar y bañarse en un mar tranquilo y sobre todo claro. Tierra Bomba es una isla bastante extensa y en su mayoría virgen. Con un coctel de camarones y una bebida refrescante, podrá relajarse en la arena y gozar de la vista hacia los edificios modernos de Cartagena.