São Paulo cosmopolita, placentera y exclusiva

Recorrido por lo mejor de la gastronomía, los centros comerciales más concurridos, la vida nocturna y algunos lugares emblemáticos.

La rumba en São Paulo comienza hacia las doce de la noche. En las puertas de los sitios más cotizados se aglomeran decenas de jóvenes ávidos de unas horas de diversión. Cuando llegamos al lugar elegido por la agencia São Paulo Turismo (responsable de invitar anualmente a decenas de periodistas de todo el mundo para mostrarles las distintas facetas de una de las ciudades más importantes y maravillosas de Brasil), ubicado en el centro de la ciudad, dentro de un edificio algo viejo con locales comerciales, un guardia moreno, de más de dos metros de alto y cien kilos de peso, nos esperaba en la entrada.

Tal como sucede en muchas de las discotecas colombianas, nos requisó y analizó tratando de descubrir algún detalle que no encajara con el perfil de las personas que suelen ingresar. Por suerte no tuvo ningún reparo y finalmente abrió las puertas con un gesto de sonrisa.

En el interior, cientos de hombres y mujeres, de no más de 30 años, disfrutaban de la música —una mezcla entre las canciones de moda de artistas americanos e ingleses y el sonido típico de los ritmos brasileños— que ponía un DJ detrás de un cristal, vestido con una chaqueta blanca fluorescente, gafas oscuras y bolas de colores en sus manos que hacía girar como parte del espectáculo. La sensación era la de estar frente a una diva, a quien es imposible dejar de mirar.

La buena mesa

Otro plan infaltable en nuestro itinerario de tres días fue la visita a varios de los restaurantes más concurridos y exquisitos de la ciudad. La gastronomía de São Paulo es considerada una de las mejores del mundo. Hay más de 12 mil restaurantes que ofrecen desde los típicos platos locales como la feijoada o la cazuela de barro, hasta lo más representativo de la cocina japonesa, italiana, peruana y americana.

Sin importar cuál de estos sitios se elija, la recomendación para los turistas es tomar como aperitivo caipiriña, una de las bebidas típicas de Brasil, elaborada a base de cachaza, lima, azúcar y hielo. Aunque debido a su popularidad han surgido nuevas recetas con tragos distintos como el vodka mezclados con fresas, maracuyá o mango, no hay como la preparación tradicional.

En la mayoría de lugares es más fácil hacerse entender en español que intentar recurrir al inglés. Los brasileños son muy cálidos y pacientes y así tengan que repetir cien veces la misma frase, siempre están con una actitud amigable.

Uno de los restaurantes más visitados por esta época es Skyes, ubicado en el moderno Hotel Unique, en la Avenida Brigadeiro Luiz Antonio. Su chef, de origen francés, diseñó una carta que combina lo mejor de la comida internacional con recetas locales. A este sitio suelen ir reconocidos actores de Hollywood a disfrutar no sólo de los deliciosos platillos, sino de la vista panorámica de la ciudad y de una espectacular piscina roja. Pensando en proteger su privacidad, los administradores del hotel decidieron que el ascensor que lleva al restaurante no tuviera luz.

A vitriniar

Además de ser un centro de negocios, São Paulo se ha convertido en una meca de la moda. En centros comerciales como Iguatemi o el Shopping Cidade Jardim se exhibe lo mejor de marcas exclusivas como Louis Vuitton, Giorgio Armani, Chanel, Tiffany & Co., Gucci y Hermès. Además, está la calle Oscar Freire, en la que también se concentran las marcas más caras de Brasil y del mundo.

Quienes no cuenten con el presupuesto para comprar en estos almacenes, no deben perderse de la experiencia de recorrer los tres lugares y disfrutar del impactante diseño de sus vitrinas, en las que cuelgan vestidos, sombreros, espejos y lámparas de cristal, y de alguno que otro mercado de antigüedades lleno de objetos extraños y únicos.

Actualmente, el mercado de lujo en Brasil está creciendo al 22% anual y se calcula que en 2025 puede ascender a los 63,5 millones de dólares, equivalentes al 6% del mercado mundial. Unas cifras que han convertido a São Paulo en uno de los destinos preferidos para el turismo de alto nivel.

Finalmente, así la estadía sea corta, no hay que partir sin visitar atractivos como el Museo del Fútbol, el Parque Ibirapuera (similar al Central Park de Nueva York, pero con museos y una nutrida oferta cultural diaria) y los barrios Vila Madalena y Jardims, que reúnen lo más vanguardista de la cultura paulista.

Para tener en cuenta

Cómo llegar: desde Bogotá, TAM Airlines tiene un vuelo diario directo a São Paulo, que dura alrededor de seis horas.

Clima: aunque el sol brilla durante casi todo el año, entre mayo y agosto la temperatura baja y son muy frecuentes las lluvias.

Traslados: el tráfico en la ciudad es bastante congestionado. Se recomienda alquilar un carro o utilizar el transporte público.

Idioma: el portugués es el idioma oficial. La mayoría de personas entienden con mayor facilidad el español que el inglés.

Recorrido guiado: como la ciudad es tan grande, lo mejor es contratar un guía o inscribirse en un ‘tour’.

Temas relacionados

 

últimas noticias