Un recorrido por el Valle de Aburrá

Medellín no descansa, es dinámica, cosmopolita y vibrante con una oferta cultural a la medida de los turistas que la vienen a conocer. Visitarla siempre será un plan diferente pues sus parques, plazas, restaurantes y museos constantemente se renuevan.

Cuando se llega por vía aérea al aeropuerto de Rionegro, lo primero que se divisa es un amplio valle verde enmarcado por un hermoso paisaje de montañas, miles de árboles y pintorescas haciendas enclavadas en los cerros. Este panorama indica que hemos arribado a la Ciudad de la Eterna Primavera.

El centro es una buena alternativa para comenzar la aventura. El primer lugar clave para visitar es la Plaza de Botero, donde se encuentran las 23 inmensas estatuas donadas por el maestro Fernando Botero, elaboradas en bronce y distribuidas por los 7.000 metros cuadrados de este parque ubicado frente al Museo de Antioquia, un bello edificio de estilo Art Deco, que es considerado el mejor conservado del país. En torno a las esculturas ha crecido un inmenso jardín que sorprende en medio del tráfico de la ciudad, pues en él florecieron guayacanes, forrajes de los cipreses y ceibas.

A unas cuantas cuadras de la plaza se encuentra el Paseo Peatonal de Carabobo, un proyecto urbanístico de alta importancia para la ciudad. A lo largo del recorrido entre el puente de Guayaquil, ubicado en la calle 30, y la quebrada La Bermejala, que pasa por la calle 82, se observan edificios coloniales, de gran valor patrimonial y arquitectónico, por tanto este se convierte en un paseo digno de los amantes del arte.

Dar un paseo en el metro tampoco puede faltar si se visita la Capital de la Montaña. De sur a norte y de norte a noreste, el sistema de transporte masivo recorre el área metropolitana. Tiene 24 estaciones y dos líneas conectadas con el metrocable, que funciona por medio de teleféricos, el cual según los expertos es único en el mundo. El medio de transporte le ha permitido a la población que vive en las zonas apartadas de la ciudad movilizarse rápidamente en corto tiempo y a un precio razonable.

Los parques

Merecen un capítulo aparte. Si se encuentra en la parte nororiental de la ciudad, se puede comenzar recorriendo el Jardín Botánico Joaquín Antonio Uribe, un espacio dedicado a la contemplación de la naturaleza. Frente al jardín se levanta una estructura de tres naves con techo rojo, el Parque Explora que tiene el acuario más grande de Latinoamérica con 14 escenarios de agua dulce, nueve de mar y el del río Medellín. Además cuenta con un par de salas interactivas, donde los visitantes pueden observar los fenómenos físicos de la naturaleza como los huracanesy las tormentas, se puede hacer un recorrido por el cuerpo humano y observar la magnitud del Universo en el planetario. La agenda del parque cuenta con diferentes eventos que se renuevan cada mes entre ellos están la Feria de la Ciencia, la Tecnología y la Innovación.

Otro espacio para visitar es el Parque de los Deseos, que fue diseñado por el arquitecto Felipe Uribe de Bedout y es considerado el primer espacio público en Colombia que vincula la ciencia y la tecnología a la vida cotidiana. En el se encuentran en exhibición permanente esculturas del artista Eduardo Ramírez Villamizar y la Casa de la Música, escenario que ofrece en un solo lugar ciencia, astronomía, música, arte y esparcimiento.

Por otra parte esta el parque de los Pies Descalzos, un lugar especialmente diseñado para poner a prueba los sentidos, ya que es posible caminar sin zapatos y experimentar las texturas y temperatura de diferentes fuentes de agua y zonas arenosas. El parque, junto con el Museo Interactivo de EPM, ocupan un espacio aproximado de 30.411 metros cuadrados, espacio que hace un par de años era un sector deprimido de la ciudad, y son uncentro de actividades lúdicas, culturales y educativas.

La antigua Plaza de Cisneros, conocida también como El Pedrero, lugar utilizado como plaza de mercado a principios del siglo XX, es hoy el Parque de la Luz. Desde casi cualquier punto de la ciudad se pueden observar los 300 enormes postes luminosos, 2.100 reflectores y 170 lámparas de piso.

Medellín se ha posicionado como uno de los principales destinos de compras. Lujosos centros comerciales, tiendas de reconocidos diseñadores y la exclusiva Vía Primaveral, cuna de jóvenes emprendedores en el mundo de la moda, hacen parte de la oferta que la ciudad brinda a los visitantes interesados en el diseno colombiano.

La rumba también hace parte de la esencia medellinense y el Parque Lleras con sus bares, discotecas y restaurantes de comida típica e internacional es uno de los lugares preferidos para pasar un buen momento con los amigos o la pareja.

Recorrer la capital paisa es encontrarse con la amabilidad de su gente, y la espontaneidad de un pueblo emprendedor y sus lugares de ensueño que invitan a apreciar la cultura, estimular el aprendizaje y encontrar un sin fin de posibilidades de diversión. 

Temas relacionados