Una alianza de El Espectador y Mutante.org

hace 2 horas

Zhouzhuang, la Venecia de Oriente

Un lugar que parece conservar intactas sus raíces culturales. Cien patios de estilo clásico y más de sesenta portales tallados con ladrillo rodean los canales de agua

En la ciudad china de Zhouzhuang los remeros entonan canciones ancestrales para atraer peces. / 123rf

Hace más de novecientos años, un ancla fue lanzada en las aguas de Zhouzhuang, en China, para que una embarcación se aferrara en lo más profundo de las aguas, para sujetarse, tal vez, o para que el tiempo hiciera una leve pausa y atrapara la historia en las paredes en piedra de este pueblo y conservara las raíces culturales de sus habitantes.

Este sitio parece haberse quedado en los tiempos del mandato Ming, la penúltima dinastía de China, que gobernó entre los años 1368 y 1644. La tradicional toma de té en familia, preparado con agua de lluvia recogida en un gran jarrón; las barcas rápidas como principal medio de transporte; los vestidos tradicionales de las campesinas de tela azul y zapatillas bordadas; y las mujeres lavando sábanas en el río son algunas de las escenas que remiten a los turistas a un pasado que permanece intacto en Oriente.

Más de treinta lagos y ríos separan las calles de Zhouzhuang, donde cien patios de estilo clásico y más de sesenta portales tallados con ladrillo rodean los canales de agua. Catorce puentes son los encargados de conectar los pasadizos, de interceder para que los visitantes transiten de un lado a otro.

La principal atracción turística es el paseo embarcado alrededor del pueblo, que dura aproximadamente quince minutos. Al igual que en Venecia, los remeros colocan sus pies sobre la popa y se impulsan con los remos mientras amenizan el recorrido entonando canciones ancestrales. De esta manera, según las creencias, consiguen que los peces se acerquen más a las barcas.

En tierra, la visita a la Casa Shen, construida en 1742, es uno de los planes imperdibles. La vivienda que atesora la arquitectura patrimonial fue edificada como una propiedad privada de los descendientes de Shen Wansan, el primer millonario de la región. La opulencia y el lujo están presentes en cada rincón de los más de dos mil metros cuadrados y las más de cien habitaciones.

Zhouzhuang, antes llamada Zhenfeng Li y Yaocheng, a menos de dos horas de Shanghái, esconde un paraíso, una cara distinta del gigante asiático, que va más allá de los rascacielos de Hong Kong, la Ciudad Prohibida, la Muralla China y el Bosque de Piedra.

Temas relacionados