Ejercicios para estar en forma en 20 minutos

Con impulsos eléctricos en los ocho grupos musculares, sin pesas ni muchas repeticiones, quienes no tienen mucho tiempo han encontrado una manera divertida y efectiva de hacer ejercicio.

Los ejercicios con electroestimulación no incluyen pesas o series de muchas repeticiones, debido a que se duplicaría el esfuerzo generando riesgo de lesionarse.iStock

Un nuevo tipo de gimnasios se está tomando las principales ciudades colombianas. Si ha visitado sectores como El Chicó, en Bogotá; Laureles, en Medellín, y hasta Los Caobos, en Cúcuta, seguramente los ha visto. Tienen vitrinas amplias, pocas máquinas y, a diferencia de los centros de acondicionamiento tradicionales, no necesitan mucho espacio.

Se trata de los gimnasios sin pesas, que prometen poner en forma a sus clientes con apenas dos sesiones semanales de 20 minutos cada una. Además ofrecen una atención personalizada, pues los entrenamientos funcionan por turnos de máximo dos personas. Sin embargo, ninguna de estas características llama tanto la atención como la forma en la que cumplen sus promesas, mediante estimulación muscular eléctrica (EMS).

Johana Bautista, coordinadora de los centros de entrenamiento Tecfit, con 14 sedes en el país, explica que lo que se hace es enviar pequeños impulsos eléctricos directamente a las fibras II-X, que son las más profundas de los músculos. De esta manera –agrega– se ejercitan al tiempo los ocho grupos musculares: pectorales, piernas, brazos, deltoides, espalda, trapecios y abdominales.

La persona debe utilizar un traje especial con chaleco, conectado a máquinas modulares, que envían las electroestimulaciones de manera localizada a estos grupos musculares y se complementa con ejercicios como sentadillas, abdominales y estiramientos.

Ibeth Carvajal, gerente técnica de BodyTech y fisioterapeuta especializada en acondicionamiento físico, advierte que la efectividad de este entrenamiento radica en “aumentar las contracciones en los grandes músculos del cuerpo, con un riesgo que hay que cuidar y es que puede haber un sobreestímulo con rupturas de fibras musculares”.

No sería la única contraindicación. Gustavo Castro Vargas, médico del deporte y ortopedista del centro médico deportivo MET, comenta que el principio de la electroestimulación proviene del mundo de la rehabilitación, donde se busca ganar fuerza muscular luego de una lesión. Al hacerlo con ejercicios muy intensos, “el músculo libera una proteína llamada mioglobina que llega a la sangre y a los riñones, donde puede causar insuficiencias renales o trastornos en la filtración de orina”, asegura.

De acuerdo con el experto, quienes opten por este tipo de entrenamientos deben tener un nivel importante de acondicionamiento físico y muscular. “Son mínimo seis semanas antes de entrar a este trabajo que nosotros llamamos intensivo”, complementa. Sin embargo, dice que en principio no es malo y que se ha vuelto muy popular entre personas que tienen muy poco tiempo y quieren buenos resultados, pero hay que ser precavido.

Leonardo Moreno, master trainer de Tecfit, explica que, antes de comenzar los entrenamientos, los usuarios pasan por una valoración física-médica y otra física deportiva. De esta forma, y teniendo en cuenta su objetivo (tonificar, bajar de peso, fortalecer o mantenerse), se ajusta el entrenamiento, teniendo en cuenta además la capacidad de cada persona. “Siempre respetamos los principios de individualidad, descanso, progresión y nivel de entrenamiento”, sostiene.

Si bien se trata de entrenamientos fuertes –complementa–, jamás se trabaja series de numerosas repeticiones y mucho menos con peso. “Tanto el chaleco de impulsos eléctricos como las pesas son esfuerzos externos y los músculos no podrían soportar ambos al tiempo; por eso, se trabaja con uno solo”. Y enumera otras precauciones como no realizar este entrenamiento a personas que sufren de una afecciones cardíaca, tienen problemas en el sistema nervioso central o desordenes metabólicos ocasionados por altos niveles de creatinquinasa.

De acuerdo con Bautista, cada centro Tecfit tiene entre 150 y 200 afiliados, en su mayoría “oficinistas y ejecutivos que tienen muy poco tiempo para hacer ejercicio, personas a las que, definitivamente, no les gusta un gimnasio convencional porque es muy intenso y gente con lesiones que solo pueden hacer ejercicios muy controlados”.

 

Temas relacionados

 

últimas noticias

Fiat 500X: el hijo pródigo

Los imperdibles de la Feria de Cali