El colombiano que quiere descifrar el sida

Este físico de la U. Nacional, parte del equipo que desentrañó el escudo químico que protege al VIH, dice que entender el virus es “un problema fascinante”.

Modelo computarizado de la cápside del VIH.  /Fotos: Cortesía
Modelo computarizado de la cápside del VIH. /Fotos: Cortesía

“Los científicos somos románticos. Uno no busca nada material, sólo entender y, en últimas, describir”. El físico colombiano Juan Perilla responde así cuando se le pregunta hasta dónde soñaba llegar cuando decidió estudiar esta ciencia. Esta semana, sin duda, parte de ese sueño se materializó. Su nombre, junto con el de un grupo de científicos estadounidenses, ocupó no sólo las páginas de ciencia de los principales diarios del mundo, sino la portada de la prestigiosa revista Nature. Juntos lograron una hazaña histórica en la lucha contra el virus del sida: descifraron cómo están organizados los 64 millones de átomos que forman el escudo químico con el que el VIH protege su material genético. Un hallazgo que da inicio a una nueva etapa en la creación de tratamientos contra este virus.

“De la misma manera que mis colegas, nos detendremos hasta que el cansancio nos pare”, continúa Perilla, bogotano, físico de la Universidad Nacional y Ph.D. en biofísica de la Universidad Johns Hopkins. Hace dos años Klaus Schulten, profesor de física en la Universidad de Illinois, Estados Unidos, y líder de esta revolucionaria investigación sobre el VIH, invitó a Perilla a hacer parte de su equipo científico. Juntos trabajan en Blue Waters, un supercomputador que tiene el poder de 150.000 computadores portátiles y que costó más de US$200 millones. Gracias a esta poderosa máquina el mundo fue testigo esta semana del inicio de una nueva etapa en la lucha contra el VIH. Perilla habló con El Espectador.

Entendemos que el propósito inicial del grupo era descifrar el virus del VIH, pero ¿por qué eligieron concentrarse en el estudio del escudo químico que lo resguarda?

La cápside (el anillo de proteínas que envuelve y protege el material genético del virus), es un objetivo farmacológico que no ha sido explotado. El virus no ha desarrollado resistencia contra antivirales que ataquen la cápside.

¿Qué viene ahora en esta investigación?

Queremos que otros usen nuestra cápside, así como nosotros lo estamos haciendo, para desarrollar nuevos tratamientos. Desde un punto de vista más fundamental, queremos entender qué hace que se desestabilice y libere el genoma viral.

¿Estamos más cerca de la cura del VIH? ¿Ahora sí empieza la verdadera carrera por encontrar su remedio definitivo?

Es posible. Hay muchos científicos trabajando en eso. Todos muy buenos. Muy seguramente encontraremos algo.

¿Cuánto nos falta para descifrar completamente el VIH? ¿Por qué este virus es tan complejo?

Es un virus que ha evolucionado por muchos años. Es fácilmente adaptable, lo que lo hace pasar fácilmente los mecanismos de defensa de las células. Lo curioso es que conocemos el genoma completo, pero no sabemos todas las interacciones con las células que invade. Es un problema fascinante.
No tenemos cómo imaginar lo que representan la unión de 64 millones de átomos que conforman la cápside. ¿Con qué se podría comparar?
Es minúscula, tanto que es necesario un microscopio electrónico para verla. Por otro lado, el número de interacciones es gigante, tanto que todos nuestros cálculos no hubieran sido posibles dos años atrás.

¿Qué es lo que más lo obsesiona del VIH?

Es un problema que nos atormenta como humanidad. Yo soy un científico puro, pero poco a poco terminé en lo biomédico. Es lindo cuando el trabajo que uno hace deja de ser abstracto y toca la vida de las personas.

Si pudiera describirlo de manera simple, ¿qué fue lo que ocurrió dentro del supercomputador Blue Waters para lograr esta detallada descripción?

Blue Waters es un monstruo, posiblemente el computador más “gordo” del planeta. Vendrán más descubrimientos de este y otros supercomputadores. Es claro que las ciencias computacionales están bien establecidas y son el tercer brazo. Por algo Feynman (Richard Phillips Feynman, físico estadounidense) dedicó sus últimos años a esto.

¿Qué otros secretos podría desentrañar este computador?

Como lo dije antes: las ciencias computacionales están bien establecidas. Sólo el futuro dirá lo que se nos viene. Blue Waters fue inaugurado el 28 de marzo y ya tenemos muchos resultados. Hay una nueva generación de supercomputadores en camino. China está apuntándole a uno más poderoso (10x) que el que tenemos para 2014.

Personalmente, ¿qué quisiera que Blue Waters descifrara?

Una cura. 

Temas relacionados

 

últimas noticias

¿Donde nadar con tiburones?

Rush, la nueva apuesta de Toyota

Ucumarí, un robot para la exploración espacial

Aventura en los desiertos del Perú

Una aventura 4x4 por Quindío