El español es el idioma más alegre

Luego de estudiar 100.000 palabras de 10 idiomas diferentes, investigadores de Estados Unidos y Australia concluyeron que el español es el más inclinado al optimismo.

 
Hace 45 años, dos psicólogos sociales, Jerry Boucher y Charles Osgood, plantearon una polémica hipótesis sobre el lenguaje humano. Conjeturaron que tenemos una inclinación, un sesgo, hacia las palabras positivas por encima de las negativas o pesimistas. El Principio de Pollyanna, como se conoció a esta idea desde entonces, ha sido una eterna fuente de controversia entre los lingüistas. 
 
El debate finalmente parece haber concluido gracias al Big Data, el manejo masivo de información. Un equipo de investigadores de Estados Unidos y Australia reportó en un trabajo publicado en la revista PNAS, que Boucher y Osgood estaban en lo cierto. Luego de evaluar, con la ayuda de sistemas informáticos más de 100.000 palabras de 10 idiomas diferentes confirmaron las sospechas de los dos psicólogos: las palabras alegres sobrepasan a las tristes.  
 
Peter Sheridan Dodds de la Universidad de Vermont (Estados Unidos), explicó que los resultados obtenidos prueban “una profunda huella de sociabilidad humana en el lenguaje. Las palabras del lenguaje humano natural poseen un sesgo hacia la positividad universal, en que el contenido emocional estimado de las palabras es consistente entre las lenguas bajo traducción, y en que este sesgo de positividad es independiente de la frecuencia de uso de las palabras”.
 
Los científicos usaron técnicas de manejo de datos para localizar en redes sociales como Twitter, archivos digitales como Google Books y páginas web, canciones y subtítulos de películas, las 10.000 palabras más utilizadas en cada uno de los 10 idiomas estudiados. Una vez elegidas encargaron a voluntarios nativos de cada lengua que calificaran las palabras en una escala de 1 a 9 de acuerdo al optimismo o pesimismo reflejado por cada una Así, palabras como muerte, peligro, maldad recibieron un puntaje menor frente a palabras como cortesía, fiesta o música. Cada palabra fue calificada por 50 personas diferentes para un total de cinco millones de resultados.
 
Al comparar los resultados, los científicos le dieron la razón a sus antecesores Boucher y Osgood. Los humanos tenemos un sesgo espontáneo hacia palabras positivas. Pero no sólo eso. Al escudriñar en los resultados de cada idioma, econtraron que el español era el idioma con más palabras asociadas a felicidad, seguido del portugués. El chino y el coreano los menos alegres.
 
"Sin embargo, lo relevante es que todas las lenguas tienen un sesgo positivo", comentó Dodds a la agencia  Sinc. Por cada palabra con carga negativa en español, se usan nueve palabras positivas. Incluso en el caso del chino, la relación es 30/70 a favor de la alegría. 
 
¿A qué se debe el principio de Pollyanna? Dodds y sus colegas creen que detrás de esta tendencia al optimismo en el lenguaje se esconde nuestra naturaleza social: "El lenguaje es nuestra gran tecnología social y, aunque hay muchos conflictos y problemas en el mundo, estos corpus de textos muestran una desviación positiva porque somos seres sociales".
 
 
*Imagen de http://www.pnas.org/content/112/8/2389
 
Temas relacionados